Moda unisex

Escrito el 15/03/2022
Magus Campbell

A lo largo de la historia, la moda ha evolucionado mucho, con mucha ropa hemos visto hasta que, en un tiempo tan corto como una década, prendas que eran un must en el vestuario de hombres o mujeres desaparecían totalmente de las tiendas y los armarios. Es quizás lo más bonito y a la vez frustrante de todo el que se dedica a algún ámbito del mundo de la moda, que hay que estar en continua renovación y desarrollo, y pendiente a cualquier tendencia que vea la luz por insignificante que parezca en ese momento.

Con la ropa “genderless”, parece que ocurre lo mismo, ya que a simple vista es un cambio muy radical, pero la realidad es otra muy diferente. Resulta que, en los inicios de la historia, en Roma o Egipto, por ejemplo, hombres y mujeres vestía prácticamente igual, y la diferencia entre prendas de ambos sexos era casi inapreciable.

No fue hasta la época del Renacimiento cuando la ropa masculina y femenina comenzaron a diferenciarse más, principalmente en la cultura occidental. Ahora bien, esta “evolución” en la vestimenta está basada en dos cuestiones totalmente diferentes. La innovación y transgresión de los cánones de moda, y los que afirman que usando las mismas prendas se favorece más a la igualdad entre hombres y mujeres.



El mayor ejemplo de la expansión de este tipo de moda es la cadena londinense de grandes almacenes “Selfridges”, la cual ha dedicado nada más y nada menos que tres plantas a su nueva sección de ropa “Agender”. En dicha sección cuenta con la reconocida firma japonesa Commes des Garçons, que sin duda es pionera en la ropa unisex en el mundo.

Es España, quizás la marca que más ha apostado por ello es la dirigida por el reconocido Alejandro González, Palomo Spain. Esta marca está enfocada en vestir a hombres, y lo hace con ropa que asociaríamos más a la moda femenina, es por ello que al final también compran las mujeres. Más incluso que los hombres.

Por otra parte, sin ser unisex en sí, cada vez hay más prendas que, si tradicionalmente han sido masculinas, se está diseñando cada vez más cantidad de estas para mujeres, el ejemplo más claro lo vemos en ropa ejecutiva como americanas y trajes. Asimismo, en muchos países hay ropas tradicionales femeninas que son usadas por hombres, siendo el más claro Escocia y la famosa falda. Y es que, como es mundialmente conocido, el traje típico nacional de hombre en Escocia, incluye una falda.

Esta, se denomina kilt, una prenda de tela tartán. Todo lo visto en este artículo, nos demuestra que si bien, a día de hoy le asignan un nombre a todo (en este caso “genderless”), no es menos cierto que esto lleva años siendo popular, incluso lo era hace miles de años, aunque ahora seguramente el enfoque reivindicativo que se le está atribuyendo a esta moda, lo haga más polémico y relevante en pasarelas de moda, medios de comunicación, y tiendas.