LA PANDEMIA TABÚ: EL SUICIDIO

Escrito el 15/01/2022
Mónica Pérez

La pandemia tabú: en España se suicida una persona cada dos horas

Cuando escuchamos la palabra suicidio tendemos a cerrar los ojos, a hacer como si no existiera. Como si quisiéramos convencernos de que es algo poco frecuente, algo tan tabú y tan propio de personas muy deprimidas y hacernos pensar que si estuviésemos cerca de alguien que se quisiera quitar la vida lo sabríamos y podríamos actuar.

Casos recientes como el de Verónica Forqué nos devuelven un poco más a la realidad, nos hacen abrir esos ojos que tendemos a cerrar y hacernos más conscientes de que podemos vivir rodeados de personas que no quieren seguir viviendo y no darnos cuenta. Y tristemente éste no es un caso aislado, ya que los datos apuntan que en 2020 en España se suicidó una persona cada dos horas.

Según los datos de las Estadísticas de Defunción por Causa de Muerte que publica en Instituto Nacional de Estadística (INE), 2020 fue el año con mayor número de suicidios registrados en España desde que existen datos (1906), con un total de 3.941.



De este modo, el suicidio se situó como la principal causa de muerte no natural, produciendo 2,7 veces las provocadas por accidentes de tráfico y 13,6 veces más que los homicidios. El dato más escalofriante es el de los jóvenes (15-29 años), ya que el suicidio se configura como la principal causa de muerte entre este grupo de edad. Además, el mayor número de decesos por estas causas se produce entre los 40 y 59 años (1.608, un 41 por ciento del total).

CONFINAMIENTO Y “EFECTO REBOTE” DE LA CONDUCTA SUICIDA

Si bien desde el Observatorio se esperaba para 2020 una disminución significativa de los suicidios en 2020, debido a la bajada generalizada de muertes externas (accidentes de tráfico, homicidios, etc.) esto no se ha producido así. Tal y como explican, tras la etapa de confinamiento por la pandemia, en la que la conducta suicida se ha visto dificultada, se ha producido un ‘efecto rebote’. Según precisan, mientras que en abril se registró un 18,2 por ciento menos de suicidios respecto al mismo mes de 2019, en agosto se produjo un aumento del 34 por ciento.

La propia situación generada por la Covid no ha ayudado sino más bien lo contrario. La prestigiosa revista the Lancet apuntaba que la pandemia habría provocado un importante incremento en el número de personas que sufrió depresión o ansiedad en 2020, especialmente entre las mujeres y los más jóvenes.

Pero pese a estos datos y a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estime que hablar de estos factores y saber detectar las señales de alarma reducirían hasta un 30% los casos de suicidio, no se cuenta con una estrategia de prevención. 


Y aunque no se suele hablar de ello, no se comunica y no hay apenas campañas de sensibilización, afortunadamente se está empezando a abrir los ojos y a ser más conscientes de que esta realidad existe, de que convivimos con otra pandemia que se está cobrando muchas vidas de forma silenciosa.