DIAMANTES: TODO LO QUE NO SABEMOS SOBRE ELLOS

Escrito el 15/11/2021
Carlota Morán

Wendy González, gerente de Havana Joyeros, nos ha recibido en su joyería para hablarnos un poco más sobre el mundo de los diamantes. Es importante saber que para graduar un diamante se responde a la regla de las 4 “c” (carat, colour, clarity y cut). Aunque hay que destacar que a día de hoy hay una quinta “c” que ha tomado gran relevancia que es el certificado. Lo primero que hay que resaltar es que el diamante tiene que ser natural eso es algo imprescindible. 



PESO (CARAT) El peso de un diamante se refiere a los quilates (carat). Esto equivale al tamaño de la piedra. El peso va desde los 0.05 hasta los 7 quilates aunque hasta los 0.20 no se denominan diamantes como tal. El peso de una pieza suele ser estimado pues se certifican una vez engastadas por lo que un borde puede tapar alguna impureza. Hay que ser muy preciso a la hora de calcular los quilates pues existe un gran salto de precios entre por ejemplo, 0.99 quilates y 1 quilate.

COLOR (COLOUR) El color es una característica muy importante en un diamante. Se catalogan desde la letra D, que es la más brillante, a la Q que adquiere un color amarillento. Para conocer cuál es el color de un diamante se gradúa mediante un fondo blanco y según la refracción que emita sobre el mismo se determina el color. La piedra debe estar suelta sin montar. Según la experiencia de Wendy González, gerente de Havana Joyeros: “Es más probable que un cliente se decante por mejor color a pureza. Es preferible un color mejor y menos pureza porque las impurezas solo se ven con lupa mientras que el color se aprecia a simple vista. Cuando tú compras un diamante lo que quieres es que brille”. 

PUREZA (Clarity) La pureza es muy importante en un diamante, porque a menos inclusiones e impurezas, más brillo. Si las impurezas que tiene son blancas se llama “Efecto milky” y penaliza mucho menos que si son negras, puesto que no se aprecian tanto. La pureza se determina por el tamaño, la posición el brillo y características internas como inclusiones o impurezas. Hay distintos grados: Los más bajos son de P1a P3 hacen referencia a las inclusiones que se aprecian a simple vista. La pureza más alta es IF, sin embargo, apenas hay diamantes en el mercado con tal pureza, la que más se vende es la VVS o la VS que tiene características internas muy pequeñas.



TALLA (Cut) La talla hace referencia a la forma del diamante. Hay diferentes tipos: brillante, marquis, esmeralda, pera, corazón, oval, princesa y baguette. La talla ideal es la brillante, el brillante es un diamante en talla brillante. Y el nombre brillante viene dado por la talla, esta es la que más vale porque tiene las facetas hechas para que entre y salga la luz esto provoca que unos destellos que hace que brille más la piedra. En algunas tallas como la esmeralda es más fácil que se vean las impurezas. Cuando se produce una desproporción en la talla hace que se vea más grande o más pequeño. Es preferible tabla grande y poca culata aunque se penaliza igualmente sin embargo va a parecer más grande por un efecto visual llamado desplazamiento de tabla que hará que luzca más.

Antiguamente, daba igual como se tallaran los diamantes, sin embargo, se hizo una regulación para que tuvieran 58 facetas y conseguir así, que entrase más luz y fuera más proporcional. 

Para valorar el diamante en su totalidad es importante hacer un promedio de todas las características, es decir, de las cuatro “c”. Hay que tener en cuenta que el diamante es la piedra que más se ensucia por lo que se debe limpiar siempre antes de analizarla, ya que se pueden confundir la suciedad con las impurezas. 



CERTIFICADO El certificado es una última característica que se está poniendo muy de moda. Como recomendación final a todo el mundo que quiera aprender más sobre este mundo es que cuando compre un diamante pida el certificado, es importante tener el certificado de la pieza porque es ahí donde te avala las características y lo que tiene cada diamante. Personalmente, tras analizar todos los aspectos destacados en este reportaje a mi entender es mejor un diamante que tenga un excelente color, aunque no tenga tanta pureza pues muchas inclsiones no son perceptibles a simple vista mientras que el color del diamante es algo muy llamativo.