LA EMBAJADORA DE CERCA, ANA HELENA CHACÓN ECHEVARRÍA

Escrito el 01/09/2021
Por Alina Santamaría


La Embajadora de Costa Rica en España, al margen de su éxito profesional como diplomática, es una mujer profunda, optimista y “madre coraje”

Ana Helena Chacón es una gran profesional en Relaciones Internacionales, especialista en Derechos Humanos y políticas públicas. Desde 1989 se ha implicado en la militancia política, en la lucha por los Derechos Humanos desde la sociedad civil. Designada en cargos públicos desde 1993, ha demostrado un compromiso ético y de transparencia, reconocido tanto a nivel nacional como internacional.

En su trayectoria política destaca como ex Vicepresidenta de la República de Costa Rica, su trabajo como Presidenta del Sector Social del Gobierno de la República, así como responsable de gestionar las políticas sociales del Poder Ejecutivo.

Como ex Viceministra de la Seguridad Pública, Derechos Humanos y Transversalidad de Género, ha logrado la transformación de una visión punitiva hacia otra de carácter preventivo.

Ex Diputada de la República, es también integrante de la Comisión Permanente Ordinaria de Asuntos Sociales, las Comisiones Permanentes Especiales de Derechos Humanos, Mujer y Juventud, Niñez y Adolescencia, y las Comisiones Especiales Permanentes de Turismo y Seguridad Ciudadana.

Ha obtenido grandes éxitos con sus publicaciones sobre Violencia Institucional contra las mujeres y la inseguridad en las instituciones policiales, y también en Impacto social y económico sobre las poblaciones vulnerables, entre otros.



La Embajadora concede a Diplomatic World una entrevista en su despacho de la Embajada de Costa Rica en Madrid.

D.W ¿Qué recuerdos tiene de su infancia?
En mi familia soy la menor de tres hermanos. Nací en Guadalupe, en un hogar humilde, recuerdo que la casa era de madera; y un barrio pequeño muy familiar.



Recuerdo la libertad de poder salir a jugar por el barrio con los vecinos a saltar la cuerda, a jugar al escondite… ,la vida era bastante más activa.



D.W ¿Cómo transcurre su infancia hasta la juventud?
Siempre fui una persona bastante inquieta. Mi madre diría que era muy traviesa. Me gustaba mucho la aventura, el desafío, muy curiosa durante mi juventud y con unas ganas enormes de comerme el mundo, de conocer, salir, reír, hacer muchos amigos. Siempre dentro de una disciplina en la que se me permitía salir y hacer estas cosas, mientras mantuviera un nivel bueno en mis estudios y cumpliera con mis demás responsabilidades como hija. Pero la verdad que fue esta etapa de mi juventud en la que atesoro aún muchas amistades que construí en esos maravillosos años.



¿Cómo ha podido compaginar su vida diplomática con la faceta de ser madre?
Nunca es fácil. A las mujeres nos recae el 100% de la responsabilidad del cuidado de los hijos. A pesar de que mis hijas son adultas en este momento, mi hija menor de 32 años, tiene Síndrome de Down y epilepsia también, por lo tanto, mi trabajo y el cuidado de ellas siempre han estado sujetos a poder organizarme para que alguien más pudiera estar con ellas en casa mientras yo salgo a trabajar. Sin embargo, tener una hija con discapacidad nunca ha sido para mí una limitación para poder dedicar también tiempo a mi trabajo y aportar lo que quiero dentro de la visión del mundo que tengo como diplomática o como política.   

Por lo tanto, creo que sí, hago más esfuerzos de los que haría un padre familia,                  y son ya muchos años de experiencia siendo madre y cabeza de hogar, encargándome de la educación y cuidado de mis hijas, prácticamente por mí misma y gracias a nuestro optimismo hemos podido salir adelante, encontrar el equilibrio y sobre todo con las ganas de luchar y no ser una madre que se “flagela” ni se viene abajo ante las adversidades y que decide quedarse en casa “porque no hay otra opción”.

Yo sé que para muchas mujeres no, pero para mí el cuidar de una tercera persona, a quien amo con todo mi corazón, es lo que más me motiva y permite realizarme en mi faceta profesional y también personal.

D.W ¿Por qué quiso ser diplomática?
No hay igualdad. Empezando por que no existe una igualdad en la representación diplomática por ejemplo, entre los más altos rangos como son jefes de misión o embajadores, no existen tantas figuras femeninas ocupando estos cargos como masculinas.

España, que es un país que cumple con una gran cantidad de misiones diplomáticas en todo el mundo, sigue teniendo apenas un 20-30% de participación femenina en sus plantillas diplomáticas. También te das cuenta de estas desigualdades hablando con otras compañeras embajadoras, que en las conversaciones siempre puede salir algún tópico que hace referencia a tareas relacionadas con el cuidado de los hijos como es “tengo que irme a la escuela de mi hijo” o “me tengo que ir a recoger a mi hija”. Algo que luego en la conversación con un señor embajador no se mencionan este tipo de temas relacionados con la preocupación del cuidado de sus hijos, independientemente de si se trata de un país desarrollado en materia de igualdad de género o no.

A la hora de la verdad, las responsabilidades familiares siguen recayendo en las mujeres en mayor medida que en los hombres.

D.W ¿Cuáles son los beneficios de ser diplomática y cuáles cree usted que son sus inconvenientes?
No encuentro inconvenientes en ello, aunque debe de haberlos, pero siempre intento mirar el lado bueno de las cosas y la verdad que no los he encontrado. Para mí, es un gran beneficio ser diplomática en un país como España, siendo yo costarricense, y cumpliéndose precisamente en 2021 los 200 años de nuestra independencia...Queremos conmemorar cómo nos hemos construido como país gracias a la enorme herencia española que tenemos, y mostrando también ese respeto y culto a nuestros orígenes y tradiciones de nuestros pueblos más ancestrales.
Todo ello nos ofrece la posibilidad de enseñar lo que es Costa Rica a un país como España, ya que muchas veces no se tiene en cuenta lo suficiente en los medios de comunicación a los países de América Latina, y aún más fuera del foco se encuentra Centroamérica, que pocas veces aparece en las noticias información que le permita al mundo saber más de nosotros.

D.W ¿Nos puede hablar sobre las infraestructuras viales en Costa Rica y la posible colaboración con empresas españolas?
Costa Rica tiene una relación de intercambio comercial muy grande con España. La balanza de importaciones no ha decrecido durante la pandemia, lo cual es muy bueno. Hay muchas empresas españolas instaladas en Costa Rica desde hace mucho tiempo y venimos tratando de construir nuevas infraestructuras, por ejemplo en el sector ferroviario hay muchas empresas españolas interesadas y pronto veremos cómo se desarrollan estos procesos que además deben realizarse en licitaciones internacionales, de manera abierta y transparente





Tenemos varios objetivos. Nosotros queremos posicionar Costa Rica como un lugar seguro para ir a conocer.

Otra cosa que también nos encanta es que los empresarios españoles puedan sentirse como en casa durante su estancia en Costa Rica y que no haya una diferencia en el idioma como puede pasar con otras lenguas extranjeras, más extrañas o exóticas para los hispanohablantes, hace que sea más fácil la comprensión y el entendimiento.

D.W ¿El Presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha visitado recientemente Costa Rica, ¿nos puede decir qué avances ha supuesto la visita en las relaciones bilaterales de ambos países?
Lo bueno de la visita del presidente de España a Costa Rica es que hemos logrado firmar una serie de convenios e instrumentos de beneficio para ambos países. Entre ellos está el convenio sobre ciberdelincuencia, nuevas formas de delinquir y de las que
queremos aprender de los grandes, como es el caso de España que está muy avanzada en la investigación sobre esta materia, ya que en muchas ocasiones son delitos que si bien terminan cometiéndose en el territorio nacional costarricense, provienen de servidores de internet que no están en el país y al final resultan siendo crímenes
difíciles de perseguir.

También realizamos un acuerdo de cooperación aérea para aumentar el número de vuelos entre ambos países. La verdad que fue una visita bastante productiva y en la que quedó reflejado que se le tiene un especial cariño al presidente español y que se presenta como una amistad sincera entre el presidente Alvarado y el presidente
Sánchez ya que de alguna forma son cogeneracionales, son ambos presidentes
bastante jóvenes.
 



D.W ¿Cuál es su misión como embajadora de España?
Tenemos varios objetivos. Nosotros queremos posicionar Costa Rica como un lugar seguro para ir a conocer. Retomar el tema del turismo es fundamental, es el turista que llega a Costa Rica quien mueve la economía del país, ya que va desde el artesano al guía turístico, al sector hotelero…, entre muchos otros. Y es por ello que retomar el turismo
es uno de nuestros focos principales ya que Costa Rica es un país de pura vida, a pesar de que esto último ha sido en lo que más afectados nos hemos visto durante la pandemia, ya que ha sido sinónimo de enfermedad y muerte, desgraciadamente.

D.W ¿Nos puede hablar del intercambio comercial con España?
Queremos posicionarnos dentro de la diplomacia científica, compartir nuestro que hacer científico con respecto a la pandemia, ser solidarios en el intercambio de vacunas… La Historia nos ha demostrado que, incluso durante la “guerra fría”, la diplomacia científica y del conocimiento se ha compartido entre países antagónicos,
como eran entonces Rusia y EEUU. Más ahora, cuando queremos una liberación de patentes para conseguir que la población entera pueda estar vacunada y se encuentre a salvo del COVID-19.

D.W ¿Qué es lo que más le gusta de España?
Me encanta Madrid, aunque cada vez que salgo de la capital y conozco más rincones de España, me enamoro cada vez más de este bello país, sus pueblos, sus costas, su gente. Me he sentido siempre muy bien recibida en España y vine aquí precisamente porque es un lugar que ofrecía dignidad tanto a mi hija como a mí, un lugar en
el que la discriminación no está generalizada, donde hay opciones de educación
y se siente que hay un respeto hacia las personas con discapacidades.

D.W ¿Cómo describiría su país a la gente que aún no lo conoce?
Costa Rica, mi país, es un lugar bellísimo. Empezando por su gente es alegre,
amable, cercana. Es un país de microclimas lo que te permite conocer una gran diversidad de flora y fauna en 51.000 km2, desde bosques lluviosos, a lagos, volcanes dos costas bañadas una por el océano Pacífico y otra por el Atlántico, un sector turístico que ha ido mejorando con los años, una gastronomía muy rica
que hemos ido perfeccionando. Somos el país democrático más antiguo de América Latina, tenemos grandes lecciones que compartir con el resto de los países. Todavía nos quedan desafíos por delante que estoy segura superaremos con éxito.​

D.W ¿Cuál es su misión como embajadora de España?
Tenemos varios objetivos. Nosotros queremos posicionar Costa Rica como un lugar seguro para ir a conocer. Retomar el tema del turismo es fundamental, es el turista que llega a Costa Rica quien mueve la economía del país, ya que va desde el artesano al guía turístico, al sector hotelero…, entre muchos otros. Y es por ello que retomar el turismo
es uno de nuestros focos principales ya que Costa Rica es un país de pura vida, a pesar de que esto último ha sido en lo que más afectados nos hemos visto durante la pandemia, ya que ha sido sinónimo de enfermedad y muerte, desgraciadamente.

D.W ¿Nos puede hablar del intercambio comercial con España?
Queremos posicionarnos dentro de la diplomacia científica, compartir nuestro que hacer científico con respecto a la pandemia, ser solidarios en el intercambio de vacunas… La Historia nos ha demostrado que, incluso durante la “guerra fría”, la diplomacia científica y del conocimiento se ha compartido entre países antagónicos,
como eran entonces Rusia y EEUU. Más ahora, cuando queremos una liberación de patentes para conseguir que la población entera pueda estar vacunada y se encuentre a salvo del COVID-19.

D.W ¿Qué es lo que más le gusta de España?
Me encanta Madrid, aunque cada vez que salgo de la capital y conozco más rincones de España, me enamoro cada vez más de este bello país, sus pueblos, sus costas, su gente. Me he sentido siempre muy bien recibida en España y vine aquí precisamente porque es un lugar que ofrecía dignidad tanto a mi hija como a mí, un lugar en
el que la discriminación no está generalizada, donde hay opciones de educación
y se siente que hay un respeto hacia las personas con discapacidades.

D.W ¿Cómo describiría su país a la gente que aún no lo conoce?
Costa Rica, mi país, es un lugar bellísimo. Empezando por su gente es alegre,
amable, cercana. Es un país de microclimas lo que te permite conocer una gran diversidad de flora y fauna en 51.000 km2, desde bosques lluviosos, a lagos, volcanes dos costas bañadas una por el océano Pacífico y otra por el Atlántico, un sector turístico que ha ido mejorando con los años, una gastronomía muy rica
que hemos ido perfeccionando. Somos el país democrático más antiguo de América Latina, tenemos grandes lecciones que compartir con el resto de los países. Todavía nos quedan desafíos por delante que estoy segura superaremos con éxito.



DESCUBRIENDO A LA EMBAJADORA



DW: ¿Cuál es su principal habilidad?
Considero que es la de desear el bien a los demás.

DW:¿Qué le gustaría poder llegar a conocer del universo?
Me gustaría saber dónde alcanzan realmente la paz las almas de las personas.

DW: ¿Cuál es su género de película favorito?
Me gustan muchos, pero sobre todo aquellas películas que tienen un mensaje, que dejan un aprendizaje en el espectador. Las autobiografías me encantan.

DW: ¿Algún libro que haya marcado su vida?
Me gusta mucho leer. Pero hay uno que recuerdo con mucho cariño que es “La Casa de los Espíritus”, de Isabel Allende. Su lectura llegó a atraparme tanto que pude evadirme de todo lo que ocurría a mi alrededor.

DW: ¿Cree usted en la suerte?
Creo más en el destino, forjándomelo, nada viene del cielo. Claro que cada persona tiene un destino específico, porque no es lo mismo dependiendo del lugar en el que nazcas, y esto es algo que las mujeres sabemos muy bien.

DW: El mejor recuerdo de su vida
Son tantos…, pero si hay algo que me encanta recordar siempre es el sonido de la risa de mis hijas.

DW:¿Qué tres cosas consiguen hacerle llorar?
No soporto el sufrimiento ajeno, sobre todo en niños y adolescentes. También consigue hacerme llorar la pobreza, saber que hay personas que no llegan a comer ni un plato de comida al día. Y aunque parezca algo superficial, tampoco soporto el maltrato animal.

DW: Una canción que describa su último año
“Vivir, vivir”, de Marc Anthony.

DW: ¿Cuál es su color preferido?
Me encantan los colores vivos, como el rosa.

DW: Y para terminar, su plato típico favorito de Costa Rica y de España.
De Costa Rica me gusta todo lo que está hecho con maíz, desde las tortillas hasta las empanadas. De España, me encantan los boquerones.



Diplomatic World Magazine quiere felicitar a la Embajadora, Ana Helena Chacón Echevarría por la gran labor que está realizando como embajadora de Costa Rica en España y por el crecimiento, evolución y progreso de su país