SOSTENIBILIDAD... MEJORAR LA CALIDAD DEL AGUA, ES INVERTIR EN VIDA Y SALUD.

Escrito el 05/08/2021
Gustavo Ramos


A nivel mundial, actualmente estamos invirtiendo alrededor de $ 330 mil millones en proyectos relacionados con el agua, como sistemas de suministro de agua e instalaciones de tratamiento de aguas residuales.

En cualquier proceso bélico no sólo las armas matan a las personas. La tendencia de atacar las instalaciones de depuración y saneamiento de agua se convierte en un arma contra la sociedad. Además, todavía existen zonas del mundo donde el saneamiento y suministro del líquido elemento es deficiente.. Acabar con estas situaciones sigue siendo una tarea pendiente de nuestra sociedad

La contaminación del agua potable provoca más de 502 000 muertes por diarrea al año.

En España llueve, de media, un 25% menos que hace 50 años.

 La OCDE estima que la financiación global necesaria para alcanzar la meta de la ONU es de aproximadamente $ 1 billón al año durante los próximos diez años

Beber agua sin tratar deriva en enfermedades. El cólera es una de ellas. Directamente relacionada con un acceso insuficiente al agua potable, esta enfermedad produce deshidratación. Además, puede ser mortal en, adultos sanos, en cuestión de horas. No es la única. Existen otras casi 30 enfermedades más, relacionadas directa o indirectamente, con el uso deficiente de agua destinada a consumo, saneamiento o higiene. El agua contaminada puede transmitir enfermedades como diarrea, cólera, disentería, fiebre tifoidea y  poliomielitis. Se calcula que la contaminación del agua potable provoca más de 502 000 muertes por diarrea al año.

¿Cómo afecta el cambio climático el acceso al  agua?

El cambio climático ha traído consecuencias muy negativas que afectan en la calidad del agua. Este fenómeno global está directamente relacionada con su calidad, disponibilidad y ciclos. 

Los fenómenos meteorológicos extremos afectan a los ecosistemas de agua dulce y, en consecuencia, a su consumo. 

El incremento de la temperatura, produce, a su vez, una disminución de oxígeno disuelto y una menor capacidad de autodepuración de los depósitos del agua. Por si esto fuera poco, Inundaciones, y una mayor cantidad de contaminantes durante las sequías, aumentarán el riesgo de polución del agua y de contaminación patogénica.

Una de cada tres personas en el mundo no tiene acceso al agua

Esta es la conclusión a la que ha llegado el informe de Unicef “Progresos en materia de agua potable, saneamiento e higiene: Atención especial a las desigualdade”. No es el único estudio que nos alerta sobre las deficiencias, aún existentes en el mundo, sobre el mal acceso, a agua potable, por parte de amplias capas de la polación mundial. 

La ONU, por ejemplo, señala que, por cada grado de calentamiento global, aproximadamente, un 7% de la población mundial estará expuesta a una disminución de, al menos, un 20% de los recursos hídricos renovables. Además, los nuevos datos de la World Resources Institute (WRI), revelan que 17 países -hogar de una cuarta parte de la población mundial, se enfrentan a un estrés hídrico extremadamente alto, donde la agricultura de regadío, las industrias y municipios consumen más del 80% de su disponibilidad anual de reservas.

España, un país de alto estrés hídrico

Pues sí. Ya somos uno de los países más secos y con mayor estrés hídrico de toda Europa. Tenemos una media anual de precipitaciones de sólo 636 mililitros… y consumimos un 50% de nuestros depósitos, un porcentaje elevadísimo que nos deja un estrecho margen entre la oferta y la demanda. 

Esta situación nos convierte en un país altamente vulnerable frente a futuras sequias o aumentos de consumo. Algo muy factible si tenemos en cuenta que, durante la última década, hemos alcanzado los cuatro años más cálidos registrados desde que se tienen datos (o sea, desdde 1961). En España llueve, de media, un 25% menos que hace 50 años.

Necesidad de invertir

El estrés hídrico, la falta de acceso a agua potable y su saneamiento crea efectos de ondulación en todas las sociedades y economías. Plantea serias amenazas para la vida humana, medios de vida y estabilidad empresarial. A nivel mundial, actualmente estamos invirtiendo alrededor de $ 330 mil millones en proyectos relacionados con el agua, como sistemas de suministro de agua e instalaciones de tratamiento de aguas residuales. 

La OCDE estima que la financiación global necesaria para cubrir las necesidades de agua potable de la población mundial es de, aproximadamente, 1 billón de dólares al año durante los próximos diez años.     
La pregunta es cómo llenar la brecha de cerca de 700 mil millones de dólares anuales  que hoy existe.

Es muy importante concienciarse de la necesidad de cuidar el agua, elemento esencial de la vida. Solo la inversión en la calidad del agua nos traerá desarrollo, vida y estabilidad. La salud del planeta y de los seres vivos dependerá de la inversión en la mejora de la calidad del agua, y yo propongo 3 vías de inversión:

En infraestructuras gris (tuberías, plantas de tratamiento…) y verde (cuencas hidrográficas saludables, balsas saludables…). Aumentar la eficiencia agrícola mundial, el mundo necesita que cada gota vaya más allá en sus sistemas alimentarios, usar soluciones que requieran menor uso de agua y reducción de la HUELLA HIDRICA.

Tratar, reutilizar y reciclar, debemos dejar de pensar que las aguas residuales como residuos.
Como decía Francisco de Quevedo, “solo el necio confunde el valor con el precio”.