ARMENIA EN CIFRAS. Un Estado pequeño, pero una nación global

Escrito el 03/08/2021
Redacción


Fuimos el primer país del mundo en adaptar el cristianismo como religión oficial en el año 301

Del total de la población armenia que vive en todo el mundo (en 2004 se estima en algo más de 12 000 000 de personas), solo alrededor de 3 300 000 viven en Armenia. Este dato marca la realidad socioeconómica de un país que ha experimentado una intensa transformación desde su independencia de la extinta Unión Soviética, territorio del que este estado formó parte hasta su independencia, el 21 de septiembre de 1991. 

Desde entonces, una combinación de crecimiento sostenido, reformas estructurales ambiciosas y entrada de capital, y remesas importadas por eso armenios repartidos por el mundo, han permitido enfocar las finanzas del país hacia una economía de mercado. Sin embrago, la crisis financiera mundial, provocada por la pandemia del Covid 19, ha tenido un impacto significativo en el marco financiero, productivo y económico de Armenia. Antes de la pandemia, Armenia llevaba años mejorando, gradualmente, su entorno empresarial. Una prudente gestión de la política macroeconómica del país, por parte de las autoridades, lo estaban haciendo posible. 

Entre los ejercicios 2017/2019, Armenia tuvo un crecimiento medio del 6,8%. Sin embargo, todo se torció en 2020. Entonces, la combinación de los efectos de la pandemia –Armenia, según datos del primer semestre de 2021, era el 33 país más afectado del mundo por millón de habitantes- y la guerra con Azerbaiyán –especialmente intensa en septiembre de 2020- se convirtió en un coctel explosivo para la realidad económica del país. Por culpa de este último punto, y aunque el alto el fuego vigente desde noviembre pasado ha detenido las hostilidades, la inestabilidad política se mantiene.

Sin embargo, y pese a la fuerte contracción económica, el aumento de la pobreza y el deterioro fiscal, Armenia ha sido capaz de mantener una estabilidad macroeconómica general.

Una balanza comercial que necesita mejorar… más

La economía de Armenia se contrajo un 7,6% durante el año 2020. Los servicios, el comercio y el sector hotelero fueron los sectores más afectados, contrayéndose, de media, un 10% interanual. Además, y por quinto año consecutivo, la producción agrícola del país cayó un 4%. Sin embargo, y en paralelo, la demanda ha seguido creciendo, impulsada por el consumo y las inversiones privadas. 

En 2020 Armenia registró un déficit en su balanza comercial de 1.764,1 millones de euros, un 21,02% de su PIB, inferior al registrado en 2019, que fue de 2.566,8 millones de euros, el 20,48% del PIB. 

La variación de la balanza comercial armenia vino empujada por un descenso tanto de las importaciones como de las exportaciones.

Si tomamos como referencia la balanza comercial con respecto al PIB, en 2020 Armenia empeoró su situación en el tablero global. El país se ha movido del puesto 145 que ocupaba en 2018, hasta situarse en la posición 147 de dicho ranking, lo que demuestra que tiene un déficit muy elevado comparado con el del resto de los países de la tabla.

Otras macrocifras que el Covid 19 ha mejorado

Sin embargo otras cifras alimentan la esperanza de un futuro inmediato mejor para el país. Y es que, gracias al trabajo de las autoridades económicas de Armenia, la inflación se mantuvo moderada durante la mayor parte del año 2020. 

Sin embargo, a causa de la crisis mundial que actualmente vivimos,  en febrero pasado la inflación subió hasta el 21%, lo que obligó a las autoridades del país a intervenir. Este repunte de la inflación se debió, básicamente, a una combinación del aumento en los precios internacionales de los alimentos y  a la depreciación del tipo de cambio entre el dram armenio y las principales divisas internacionales.

En cuanto al déficit por cuenta corriente, éste se redujo durante el pasado año. 

En este caso la reducción vino provocada por la bajada de las exportaciones.     
El aumento de las subvenciones públicas permitieron compensar la fuerte reducción de ingresos provenientes no sólo de las exportaciones. 

También, de remesas e inversiones extranjeras.

Buenas perspectivas económicas

Las previsiones del gobierno de Armenia apuntan que el PIB nacional comenzará una dinámica de crecimiento, con un aumento del 4,3% para finales de este año. 

Además, se cree que, para 2023, Armenia recuperará los niveles de producción anteriores a la aparición de la pandemia covid 19.  Sin embargo, puede haber condicionantes que ralenticen esta recuperación, como por ejemplo la incertidumbre sobre el progreso de contención de la pandemia y el ritmo de recuperacióne. También puede influir la débil recuperación de socios comerciales clave como Rusia, la fragilidad geopolítica y una mayor incertidumbre política



 La acción de las autoridades políticas y económicas de Armenia está enfocada hacia el desarrollo de un nuevo modelo de crecimiento basado en el impulso de las exportaciones. También, hacia la mejora del capital humano y la administración, de modo sostenible, de los recursos naturales y del medio ambiente. Toda esta política se asienta en cuatro pilares fundamentales: salvar vidas, proteger a los más vulnerables, garantizar un crecimiento empresarial sostenible y fortalecer las políticas, instituciones e inversiones en Armenia. 

El papel de Armenia en el mundo

Durante más de 28 años, el Banco Mundial (BM) ha sido un socio clave para Armenia, con un historial sostenido de inversiones exitosas realizado en varios sectores de la economía del país.

El  Marco de Asociación con el País (CPF) actual, vigente para el periodo fiscal 2019/2023, respalda el reequilibrio de la economía de Armenia hacia un nuevo modelo de crecimiento. Para conseguir estos propósitos, Armenia incorporará elementos clave de buena gobernanza e inclusión, responsabilidad pública y transparencia, participación ciudadana, igualdad de género, equidad espacial y conectividad digital.

La cartera activa del Banco Mundial en Armenia consta de 13 operaciones activas, con un compromiso total de 496,58 millones de euros. Esta cifra Incluye 68,50 millones de euros en créditos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) y 428,08 millones en préstamos del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF). Un programa activo de 25 operaciones de fondos fiduciarios, por un total de 12,71 millones de euros, permitirá apoyar la creación de capacidad institucional y actividades independientes en áreas como energía y extracción, agua, educación, protección social, salud, agricultura, pobreza, desarrollo urbano, transporte y Finanzas.

Con respecto a las principales áreas productivas de Armenia, la economía del país se basa, principalmente, en la manufactura de productos (procesamiento de diamantes, máquinas-herramienta, máquinas de forja de metales, motores eléctricos, neumáticos, textiles, lencería, zapatos, seda, sustancias químicas, camiones, instrumentos, microelectrónicas, fabricación de joyas, desarrollo de software, procesamiento de alimentos, bebidas). También tienen un importante peso otros sectores como servicios, remesas y agricultura. 
Rusia es el principal mercado de exportación de Armenia, uniéndose Armenia a la Unión Económica Euroasiática de Rusia en 2015. El país también firmó un Acuerdo de Asociación Integral y Mejorado con la Unión Europea en 2017.

El papel de la Unión Europea en Armenia

   Queda dicho que Rusia es el principal socio comercial de Armenia. Ambos países han firmado más de 270 tratados y acuerdos, y forman parte de la Unión Económica Euroasiática (EAEU) y la Comunidad de Estados Independientes (CEI). Sin embargo, el papel de la Unión Europea en el desarrollo económico del país está siendo creciente. 

    Tras la segunda guerra de Karabaj, la Unión Europea decidió destinar ayuda financiera a Armenia por un importe de 1.600 millones de euros para la ejecución de cinco proyectos específicos destinados al desarrollo del país. La UE está dispuesta a destinar otros mil millones de euros para superar las dificultades económicas asociadas a la crisis del Covid 19.
 
    De este modo, la Unión Europea tiene la intención de contribuir a la formación de una economía fuerte en Armenia, la creación de nuevos puestos de trabajo, en particular, en el campo de las tecnologías de la información. Además, una parte importante de la ayuda financiera de la UE se destinará al desarrollo de las comunicaciones y, sobre todo, a la construcción del corredor de transporte Norte-Sur, el mayor proyecto de transporte de la Armenia independiente. Según estimaciones preliminares, la carretera de 490 kilómetros se estimó en casi 1.700 millones de euros. 

    El corredor de transporte Norte-Sur no es un proyecto de cooperación más. Desde el norte, la carretera conectará Armenia con Georgia y, a través de ella, proporcionará acceso al Mar Negro y países europeos. Desde el sur, la carretera conectará el país con Irán. Gracias a este proyecto, Armenia puede convertirse en un país de tránsito… algo que puede contribuir enormemente al desarrollo de este pequeño estado.

"La Unión Europea y Armenia se han comprometido a reforzar y estrechar su cooperación en todos los ámbitos posibles. Han realizado un ejercicio de reflexión sobre el futuro alcance de sus relaciones. Este ejercicio ha determinado los ámbitos en que una posible cooperación con la UE es compatible con los nuevos compromisos que Armenia ha asumido con su reciente participación en la Unión Económica Euroasiática



UN PAÍS EN DATOS... ARMENIA

Situada en Asia Occidental, Armenia tiene una superficie de 29.740 Km2 con lo que se encuentra entre los países más pequeños de la región y del mundo. 

-Con una población de 2.963.251 personas, el país se encuentra en la posición 136 de la tabla de población, compuesta por 196 países. Armenia tiene una densidad de población de 100 habitantes por Km2.

Armenia es la economía número 133 por volumen de PIB. Su deuda pública en 2019 fue de 6.095 millones de euros, con una deuda del 49,91% del PIB. Su deuda per cápita es de 2.059€ euros por habitante. La última tasa de variación anual del IPC publicada en Armenia es de junio de 2021 y fue del 5,7%.

El PIB per cápita es un muy buen indicador del nivel de vida y en el caso de Armenia, en 2019, fue de 4.127€ euros, con lo que ocupa el puesto 107 de la tabla.

Tasa de cambio: 374,29 Drams por US$ 1

PIB por sectores: agricultura 22%, industria 46,6% comercio y servicios 31,4%.