Emiratos Árabes Unidos, de paisaje de dunas a escenario futurista.

Escrito el 01/07/2021
Pepe Varela

Acampar bajo las estrellas, pasar la noche en un lujoso hotel o participar en un safari por el desierto. Todo esto, y más, espera al viajero en este increíble país de ensueño que es Emiratos Árabes Unidos.

Como Estado, los Emiratos Árabes Unidos nacen a partir de la salida negociada de Gran Bretaña del Golfo Pérsico en diciembre de 1971. Hoy, gracias a las ventas de petróleo y gas natural –pero también a su potencial como importante plaza turística y financiera- el país se ha convertido en un opulento, prospero, pujante y moderno estado ¿el secreto para conseguirlo?: crecimiento constante gracias a la unión de los siete emiratos que lo conforman: Abu Dabi, Dubái, Ajmán, Fuyaira, Ras al-Jaima, Sharjah y Umm al-Qaywayn.


Más allá del petróleo y el gas

Dicho queda que el extraordinario crecimiento de Emiratos Árabes Unidos está basado, en un elevado porcentaje, en la extracción de las inmensas reservas de petróleo y gas natural que esconde su subsuelo. Ambas actividades han llevado a los Emiratos Árabes Unidos a ser uno de los países más ricos del mundo, garantizando así una economía liberal y abierta.

Sin embargo, que Emiratos Árabes Unidos hayan adquirido el rol de potencia financiera, comercial, cultural y turística que ocupa actualmente va mucho más allá de su papel como exportador de petróleo y gas. Los cimientos del desarrollo de este país están en su logro de representar un hermoso choque de culturas entre Oriente Medio y Occidente. Todo ello ha dado como resultado una increíble mezcla entre los extensos desiertos de la región, los magníficos centros comerciales, impresionantes atracciones de ocio y vertiginosos rascacielos que maravillan al mundo.


Dubái y Abu Dabi

Es verdad. Ambos emiratos suelen ser el centro de atención para turistas y miles de viajeros que se animan a visitar este paradisiaco rincón del planeta. Esto sucede gracias a que estas ciudades están repletas de lugares tanto históricos como modernos, absolutamente únicos. Tanto es así que, escuchar estos dos nombres, es sinónimo inmediato de lujo, glamour, y grandiosos retos arquitectónicos.

Aunque ambas ciudades están geográficamente cerca, sus diferencias son más que notables. Eso sí, tanto Dubái y Abu Dabi coinciden en haber sido catalogados como destinos imprescindibles que todo viajero debe visitar.


Abu Dabi: la ciudad más importante de los Emiratos Árabes

Abu Dabi es la capital de los Emiratos Árabes Unidos, motivo por el cual aquí se encuentra ubicada la sede del gobierno. Esta capitalidad lleva a que Abu Dabi se caracterice por ser mucho más prudente y reservada que la cercana Dubái. Además, la ciudad es también conocida por ser crisol de cultura e historia. Y, por supuesto, por ser la capital económica del país.

Otra diferencia entre Abu Dabi y Dubái. Debido a que los campos petrolíferos no están distribuidos de manera uniforme por todo el territorio de Emiratos Árabes Unidos, nos encontramos con que el 90% de las áreas petrolíferas de la zona están en territorio de Abu Dabi. Mientras, su vecino Dubái, se tiene que conformar con, tan sólo, un 5% del total.

Con una producción de 1.5 millones de barril al día, Abu Dabi ha sido reconocida como uno de los principales productores de petróleo del mundo. Pero siempre se puede tener más, así que el objetivo de las autoridades del emirato es aumentar su capacidad de producción de petróleo a 5 millones de barriles de petróleo por día para el año 2.030. El reciente hallazgo de nuevos yacimientos, con reservas equivalentes a 24.000 millones de barriles, permitirá alcanzar el objetivo… y, entre otras cosas, alimentar el desarrollo de un potencial turístico que cuenta con atractivos tales como:


1.- La gran mezquita Sheikh Zayed

También llamada simplemente “la gran mezquita”, este lugar ha sido construido para dar descanso eterno al primer presidente de los Emiratos Árabes Unidos, Zayed ibn Sultán Al Nahayan, fallecido en el 2004

La imponente estructura de este edificio es, sin lugar a dudas, absolutamente impresionante. No en vano estamos hablando de la mezquita más grande del mundo, ¡un lugar digno de visitar!

2.- Descubrir el impresionante sky line de las Etihad Towers

Hablar de las Etihad Towers es referirse  a un conjunto de edificios con algunas de las construcciones más altas de la ciudad. En concreto, la torre 2, con 305 metros de altura, es el tercer edificio más alto de Abu Dabi.

Ubicadas junto a la playa Corniche, y justo enfrente del Emirates Palace, en el diseño y decoración de las torres se ha cuidado hasta el último de los detalles. Por ejemplo, el espacio lounge del observatorio panorámico, instalado en la ya mencionada torre número dos, goza de una incomparable vista que abarca toda la bahía. El espacio ha sido amueblado con elegantes sillones Blake-Soft, revestidos en piel beige, acompañados de mesitas Huber con estructura cromada y tablero de preciado ónix.

3.- Abu Dabi desde los 300 metros de altura

Más vistas impresionantes. Precisamente eso es lo que se va a encontrar en el piso 74 del hotel Jumeirah. Desde tan privilegiada atalaya se disfruta de unas vistas 360º. El precio de la entrada es de 75 AED (unos 19 € aproximadamente). El ticket incluye una consumición en la terraza panorámica. Es importante ir bien vestido, de lo contrario no dejan entrar.

4.- Hospital Abu Dabi Falcon

Se trata del único hospital del planeta dedicado, únicamente, al cuidado y protección de halcones. El porqué de este exclusivo cuidado hacia estas aves tiene su explicación. Aquí los halcones son un ave con connotaciones casi sagradas. Entre otras cosas, representa al país y es un símbolo de unión entre todos los musulmanes. Por eso, no es nada infrecuente que hombres de negocios reserven dos asientos en un vuelo para poder llevar, cuando viajan, a su halcón con ellos. Y tampoco, que sus dueños gasten astronómicas cantidades en entrenadores, cuidadores o en alimentación especial para estas aves.

3.- Ferrari World Abu Dabi

Este fantástico parque temático, visita ineludible para los amantes de la velocidad y de los coches (en especial de la marca del Cavallino Rampante)  fue inaugurado en el año 2010. Es el único parque dedicado a la famosa marca Ferrari.

El Ferrari World Abu Dabi está ubicado en la isla Yas, en Abu Dabi, y es el parque cubierto más grande del mundo. El espacio cuenta con 19 atracciones que incluyen atracciones acuáticas y montañas rusas….entre ellas, la más rápida del mundo: la Fórmula Rossa.

4.- ¿Qué tal hacer un safari por el desierto?

Sin duda alguna, una de las actividades más interesantes y especiales que se pueden hacer en Abu Dabi. Se hace, evidentemente, en un vehículo todoterreno y el precio (unos 50 €) incluye interactuar con halcones y cenar en el desierto.

5.- ¿Sabías que Abu Dabi tiene su propio museo del Louvre?

Pues sí, no has leído mal. Al igual que París, Abu Dabi también tiene un museo Louvre. De hecho, es el único que existe fuera de territorio francés. El edificio, obra del arquitecto Jean Nouvel, es un espectacular y moderno conjunto de edificaciones flotantes (el conjunto arquitectónico está totalmente rodeado por las aguas del Golfo Pérsico), aúna la tradición local con una arquitectura vanguardista.



 Dubái: un moderno y lujoso oasis en medio del desierto

Dubái es una ciudad llena de lujos, elegancia y un encanto indescriptible que atrae a miles de viajeros cada día. La suma de estos, y otros elementos, convierte a Dubái en el destino más reconocido, y demandado, de todo Emiratos Árabes Unidos. Sin embargo, en el pasado, no siempre fue así.

En realidad, hace apenas 50 años, la economía de Dubái- como la del resto de la zona- estuvo sostenida, durante más de mil años, por la pesca y la búsqueda de perlas. Fue a partir del hallazgo de petróleo –en 1966 Dubái descubría petróleo en su territorio (Abu Dabi lo había hecho 6 años antes)- cuando los emires lograron la estabilidad económica necesaria para comenzar la construcción de lo que, hoy en día, es una de las ciudades más ricas del mundo…. Fue entonces cuando Dubái dejó de ser un pequeño pueblo y se convirtió en Las Vegas del Medio Oriente.

Esta ciudad se caracteriza por ser un lugar exótico, lleno de excesos y riquezas, pero, también, por su alto nivel de seguridad. Es así hasta el punto de que Dubái ha sido reconocida como una de las ciudades más seguras del mundo. Su índice de violencia y robos es muy bajo, por lo que uno puede viajar hasta allí y disfrutar, sin preocuparse de nada más.


Compras de lujo, playas de ensueño, panorámicas de revista….

Difícil aburrirse. En Dubái, a 140 kilómetros de Abu Dabi –aproximadamente, una hora y media de coche- hay una buena cantidad de actividades que realizar y sitios que visitar. Aquí van algunas sugerencias:


1. - Burj Khalifa

Estamos hablando del lugar más visitado del emirato, el edificio más alto del mundo. Con 828 metros de altura, el Burj Khalifa tiene más del doble de altura que el Empire State Building, y casi tres veces el tamaño de la Torre Eiffel. En realidad aquí todo es superlativo: en un día despejado la vista 360º desde su mirador alcanza los 100 km;  se tardan tres meses en limpiar los 26.000 paneles exteriores; y 12.000 personas trabajaron en la construcción del edificio.

2. - Dubái Mall

Otro récord que se lleva la ciudad de Dubái es el de poseer el centro comercial más grande del mundo. Nada menos que 502.000 metros cuadrados Entre otros atractivos, el Dubái Mall acoge 1.200 tiendas, una cascada, una pista de patinaje, un acuario y un sinfín de restaurantes y cadenas de comida rápida, ¡toda una gran ciudad dentro de un gran centro comercial!

En el Dubái Mall es común encontrar puestos de información que facilitan los caminos a las personas que se encuentran perdidas. El complejo tiene su propia línea de taxis...para recorrer grandes distancias, sin salir del centro comervial.

3.- Burj Al Arab

Este hotel, con forma de vela, es internacionalmente conocido por el título de “mejor hotel del mundo”. Ser el único 7 estrellas del planeta da acceso a este privilegio. Y no es para menos.  Con 202 habitaciones -la suite más pequeña ocupa un área de 169 m², mientras que la más grande cubre 780 m²- los precios oscilan entre los 2.100 y los 40.000 euros por noche. Las tarifas más económicas incluyen desayuno, dátiles, bombones e incluso un juego completo de productos Hermes para hombre y mujer.

Pero que no cunda el pánico. Para entrar en el Burj Al Arab  no hace falta estar alojado. Basta con tener reserva en alguno de los restaurantes y bares del complejo.  Desayunar en el restaurante Sahn Eddar, en la primera planta, cuesta 80 Є. Si nuestra economía nos lo permite, podremos acceder a una experiencia más completa reservando en el Sky Bar del piso 27 (a más de 200 metros de altura) el paquete Indulgent Afternoon Tea. Cuesta 141 euros e incluye muy variados tipos de té, una copa de champagne, variedad de sándwiches y snacks, pastas de té y tartas.

4.- Palm Jumeirah

Una de las imágenes más icónicas de Dubái: Palm Jumeirah, la isla artificial en forma de palmera.

Si se está alojado en Dubái es fácil llegar. Desde la estación de Tram de Dubái Marina el viaje es de unos veinte minutos. Una vez en Palm Jumeirah, habrá que tomar el MonoRail que recorre la isla.

Palm Jumeirah está repleta de increíbles hoteles, elegantes apartamentos y apetecibles restaurantes. Sin duda, uno de los desarrollos urbanísticos más atrevidos que se han hecho en el mundo, su longitud es de 5 km de largo por 5,5 km de ancho. En total, su construcción añadió 78 kilómetros de costa a la ciudad de Dubái. Ah, y en la obra tan sólo se utilizaron dos materiales: arena extraída del fondo del mar y rocas. El emir no quiso que se incluyera ningún material artificial… y así se hizo.

Algunas de las opciones de ocio en Palm Jumeirah (aparte, obviamente, de tomar el sol) serían: el Hotel Atlantis -1.500 habitaciones, aquarium, 17 restaurantes y bares, gran spa…-; Aquadventure Park - 7 toboganes de máxima diversión y una bahía de delfines que ocupa 4,5 hectáreas-; o el Lost Chambers Aquarium –una decena de piscinas y peceras que albergan a más de 65.000 animales marinos, desde estrellas de mar hasta un cocodrilo blanco y una decena de tiburones-.

 


Los 5 emiratos olvidados de Emiratos Árabes Unidos

La fama de las regiones de Dubái y Abu Dabi ha eclipsado mayormente a los restantes cinco emiratos que conforman  Emiratos Árabes Unidos.

Los 7 emiratos que constituyen una única federación son financiados, en un elevado porcentaje, por la riqueza petrolera de la región de Abu Dabi. Sin embargo, aunque los siete emiratos conformen un mismo país y compartan las riquezas, las familias dirigentes impulsaron el turismo y comercio en los territorios de Dubái y Abu Dabi. El resultado es que los otros cinco emiratos apenas son conocidos más allá de las fronteras del país. Conozcámoslos ahora.

 


Ajman

Ajman es el territorio más pequeño de los Emiratos Árabes Unidos. Posee un excelente clima soleado que invita a los turistas a disfrutar de apacibles días de sol en sus extensas playas de arena blanca y altas palmeras.

En cuanto a atractivos a visitar en Ajman, es casi obligado reservar un tiempo para el Ajman National Museum una antigua fortaleza. El Fuerte de Ajman, de finales del siglo XVII, es una edificación levantada con materiales poco frecuentes como piedras de coral, yeso y troncos de árboles traídos de África oriental. Los británicos destruyeron el fuerte a principios del siglo XIX. Sin embargo, poco después, el jeque Rashid Bin Humaid I lo reconstruyó.

Ras al Khaimah

El emirato más septentrional de los Emiratos Árabes Unidos ofrece una gran variedad de diversiones, que van desde sus kilómetros de playas de arena blanca y aguas turquesa, hasta las majestuosas montañas de Hajjar y los magníficos desiertos de dunas.

Participar en una carrera de camellos, poner a prueba la puntería en el campo de tiro o surcar los cielos en un microligero del Club de Aviación Jazirah. Actividades de ocio no faltan. Además, conviene no perderse el Museo Ras Al Khaimah, las 120 tiendas del centro comercial Manar Mall o las fascinantes bailarinas de danza del vientre.

Hoy en día, Ras Al Khaimah es considerado un destino de moda. El turista llega hasta aquí en busca de hermosas playas y complejos hoteleros de alta clase, que suelen ser significativamente más baratos que en Dubái y Abu Dabi y, a menudo, tienen ofertas todo incluido. Sobre cómo llegar hasta Ras al Khaimah, hay taxis y coches de alquiler disponibles. Además, el aeropuerto internacional de Dubái está a tan sólo 40 minutos.

Sharjah

Este pequeño emirato se encuentra ubicado muy cerca de Dubái por lo que sus límites son comúnmente confundidos. En el pasado, Sharjah fue la ciudad más importante de Emiratos Árabes Unidos gracias a su papel como centro de comercio. Hoy en día es considerada, según la UNESCO, la Capital Cultural del Mundo Árabe gracias a la extensa variedad de museos que posee.

Algunos de los atractivos turísticos de Sharjah son el fuerte Al-Hisn, el paseo marítimo y la Heritage Area, una zona donde se pueden encontrar diversos edificios históricos que han sido restaurados. Además, hay que perderse por el Central Souq, un extenso mercado compuesto por dos grandes naves que se comunican, entre sí, a través de un gran puente elevado. Este mercado es popular por la venta de oro, alfombras, artesanías y antigüedades.

Fujairah

Estamos en el lugar perfecto para practicar deportes acuáticos o descubrir, a través de la práctica del snorkel y buceo, la multicolor vida marítima del entorno natural local. Este territorio también propone la opción de conocer el histórico Fuerte de Fujairah, una antigua estructura militar levantada sobre una colina y en medio de un extenso datilero.

A pocos metros del fuerte encontramos el Museo de Furarah. Este museo cuenta con una gran variedad de antigüedades que nos recuerdan la historia del viejo Medio Oriente. De igual forma, en Fujairah se localiza Al Badiyah, la mezquita más antigua de los Emiratos Árabes Unidos. Construida en adobe, tiene una arquitectura bastante particular, con varias cúpulas curvas terminadas en picos. Gracias a excavaciones realizadas en los alrededores, se ha descubierto que la zona lleva alrededor de 4.000 años habitada. Al salir del templo espera un buen chapuzón en las playas de Fujairah.

Umm al Qaiwain

En pleno corazón del mar Arábigo se encuentra el emirato de Umm Al Quwain, un lugar idóneo para relajar el cuerpo y la mente, a la vez que se desconecta del bullicio de Dubái y Abu Dabi. Su hábitat natural incluye poblaciones de tortugas verdes, además de múltiples especies de aves como flamencos y manglares.

El apacible ritmo de vida de Umm al Qaiwain refleja la forma de ser tradicional de las gentes de este territorio. En realidad, lo que a Umm al Qaiwain le falta en lo referente a grandes infraestructuras y equipamientos –aquí no hay ni centros comerciales ni hoteles de cinco estrellas- le sobra en encanto genuino y natural.

Si se tiene la oportunidad, conviene acompañar a lugareños en la práctica de la pesca nocturna del cangrejo. Se trata de un deporte marino muy popular en los manglares de Umm Al Quwain. Toda la familia, incluidos los niños, pueden unirse a esta actividad… y pasárselo muy bien.