Emiratos en cifras

Escrito el 30/06/2021
Redacción DW


EAU, una economía en proceso de diversificación

Emiratos Árabes Unidos (EAU) durante mucho tiempo, ha basado gran parte de su economía en los recursos obtenidos de la industria petrolífera. Sin embargo, conscientes de la necesidad de abrirse a otras áreas de actividad, EAU lleva décadas implementando una política de diversificación económica que ayude a impulsar otros sectores. De momento, en lo referente a los principales sectores económicos del país, y según datos del Banco Mundial, la agricultura es el 0,7% del PIB y sólo trabaja un 1% de la población. La mayor parte del país no es adecuada para la agricultura ni para la ganadería. Por este motivo, el 85% de sus alimentos son importados. 

La pesca y el cultivo de dátiles son las principales actividades del sector primario. En cuanto a las industrias manufactureras, estas han crecido en los últimos años, sobre todo en el procesamiento de metales, muebles, construcción, fertilizantes… Por lo que respecta a la industria, este sector representa un 46.2% del PIB y emplea a un 34%. 

Con respecto al sector terciario -transporte aéreo, el turismo o el comercio internacional-  aporta 53,1% del PIB y emplea a 64% de la fuerza laboral. En cuanto al turismo, esta actividad económica es impulsada, principalmente, por Dubái y equivale a un 12% del PIB. Ni que decir tiene que, como ha sucedido en el resto del planeta, los viajes a EAU han descendido mucho este último año debido a la pandemia.


Los combustible fósiles (todavía) base de la economía emiratí

El petróleo, y también el gas natural, siguen siendo las principales fuentes de ingresos de EAU. La extracción de estos dos combustibles fósiles sigue suponiendo, para Emiratos Árabes Unidos, un 30% de su Producto Interior Bruto (PIB), según datos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Las autoridades del país son conscientes  de que, en algún momento, estos recursos se agotarán. Además, la pandemia covid 19, ha hecho saltar las alarmas al reducirse, drásticamente, la exportación de estos combustibles. Y, en consecuencia de los ingresos. En abril del año pasado, punto álgido de los confinamientos en los países occidentales, el precio del petróleo WTI -referencia en Estados Unidos- llegó a estar en valores negativos tras una caída superior al 300%. El petróleo Brent -referencia en Europa- vivió una situación similar. Por esta razón, el gobierno ha  trazado una estrategia de diversificación económica,  explotando las  competencias nacionales en campos como el turismo, tecnología, energías renovables, salud o finanzas.. El objetivo es que, a medio plazo, la dependencia de los hidrocarburos se reduzca por debajo del 20% en EAU. Se estima que las reservas actuales de petróleo de los Emiratos Árabes Unidos durarán, aproximadamente, 100 años si se mantiene el ritmo de  consumo actual.


Plan Visión 2030, Emiratos Árabes Unidos

Así se llama la estrategia de diversificación que, al igual que han hecho otras naciones del Golfo Pérsico, con economías igualmente dependientes del petróleo, ha puesto en marcha el gobierno de EAU. Plan Visión 2030 es un programa de reformas económicas y sociales con el que el país pretende diversificar su economía y superar su dependencia del petróleo. Usarán la riqueza y la posición obtenida con el crudo para hacer grandes cambios en su estructura económica.

Un claro ejemplo de la implementación de Plan Visión 2030 es su aplicación a los sectores de defensa, aviación y aeroespacial, sobre todo en el emirato de Abu Dabi. En concreto, el sector aeroespacial, a pesar de ser un sector relativamente joven, se ha convertido en una prioridad para el Gobierno de la región. El plan de desarrollo a largo plazo del país, plasmado en el Abu Dhabi Economic Vision 2030, tiene como objetivo posicionar a EAU como el país de referencia en el seno del Consejo de Cooperación del Golfo para las actividades aeroespaciales civiles y comerciales.

En concreto, dentro del ámbito aeroespacial, EAU trata de estar a la vanguardia, presentando importantes avances en inteligencia artificial, impresión 3D o desarrollo de tecnología en vehículos no tripulados, entre otros.


Una oportunidad para las empresas españolas

En el momento actual, EAU no es uno de los principales destinos de las inversiones españolas en el exterior. En concreto, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación se sitúa como el país número 70 destino de las inversiones españolas. En el año 2019 el volumen de intercambio comercial no petrolero, entre España y Emiratos árabes Unidos fue de, tan sólo, 2.500 millones de dólares.

Sin embargo, también hay datos positivos que pueden ser un importante indicio de que, en el corto/medio plazo, la relación comercial entre ambos países puede crecer. Un ejemplo es que Emiratos Árabes Unidos  ya es uno de los inversores principales en España. Además, en 2019, antes del golpe de la COVID-19 a la economía mundial, EAU se convirtió –por primera vez en diez años- en el principal cliente de las exportaciones españolas a Oriente Próximo, por delante de Arabia Saudí. Además, las empresas españolas gozan de un gran prestigio entre los consumidores emiraties. Las compañías de nuestro país se han posicionado como inversores de referencia en campos tan diversos como ingeniería, infraestructuras, transporte, energías renovables, turismo y finanzas. Además, EAU trabaja para atraer inversión extranjera hacia otro campo:  el sanitario.


Punto de conexión con América Latina

Casi la mitad de todas las importaciones de carne, el 30 por ciento de sus importaciones de forrajes para animales y alrededor de una décima parte de sus importaciones de cereales, frutas, nueces y azúcar. Las relaciones comerciales entre EAU y América Latina son intensas. España debería aprovechar la gran ventaja competitiva que supone su histórica conexión con Hispanoamérica. Los países latinos han pasado a ser un objetivo y oportunidad de negocio e inversión, donde España actuaría como puente entre ambas partes.