Comida con: Elena Tablada

Escrito el 30/06/2021
Redacción DW


Lleva la elegancia y la fuerza a un grado superior, no lo puede evitar. Una mujer independiente que, incluso con un gesto serio, nos deja entrever jovialidad y amabilidad. Elena, sentada en la mesa con nosotros y dispuesta a charlar, refleja lo que ya presentíamos:  cercanía y un halo de felicidad. 

Española de nacimiento pero cubana de corazón, Elena Tablada es una empresaria nacida en Madrid.  Será aquí donde reciba sus primeros años de educación para después, mudarse junto con su madre a Miami. La cosmopolita ciudad -caracterizada por la presencia de una amplia y pujante colonia cubana- marcará la vida de la diseñadora de joyas. Aquí se graduará en Comunicación por la Universidad de Miami para, posteriormente, formarse en lo que, a día de hoy, es su profesión: diseño de moda con especialización en joyas y accesorios. Concluida esta formación por la “Miami International University of Art & Desing”, la diseñadora de joyas se adentró en el mundo del emprendimiento. 

A día de hoy, tras un segundo embarazo, esta empresaria se ha convertido, gracias a su uso de las redes sociales, es toda una influencer como nos indican sus más de doscientos mil seguidores en Instagram.  



Elena Tablada, madre, emprendedora y empresaria. Foto cedida por Elena T.

Dw: ¿De dónde viene tu lado empresarial?

A lo largo de mi vida he tenido muchas fases. Primero, una faceta más alocada y creativa que fue cuando estudié y me gradué en diseño de moda; después, llegó mi lado empresarial del que, si miro hacia atrás, me hubiera gustado formarme mejor. Echo en falta que, desde pequeñitos, en la escuela española no despierten ese lado emprendedor o empresarial que muchas personas tienen de forma innata. De este modo, más tarde no existiría la necesidad de tener que estudiar empresariales para aprender a explotar este potencial en cualquier aspecto de nuestras vidas. 

Decidir ser empresaria, en un principio, puede asustar. Sin embargo, poco a poco vas soltándote y perdiendo el miedo. Ahora mismo, estoy muy involucrada en todo lo que hago, tanto, que ha terminado por gustarme. Y es que, por mucho que yo sea diseñadora, si luego no sé explotarlo empresarialmente, de poco sirve.

EEUU, por ejemplo, es un país que motiva a sus estudiantes a sacar ese lado emprendedor desde muy pequeños, de ahí que personas tan jóvenes hayan sacado adelante empresas tan grandes como las que tenemos hoy en día. Es una forma de darte alas para conseguir todo lo que te propongas. Pienso que en España nos falta eso a la hora de desarrollarnos profesionalmente. Sin esa motivación emprendedora temprana todo se hace un poquito más complicado.

 

DW: Ahora mismo en las RRSS has conseguido posicionarte como una persona influyente, ¿te gusta que te califiquen con el término influencer? 

Es algo que nunca pensé, pero que surgió de repente con el embarazo de mi segunda hija. Eso es algo que no había tenido oportunidad de hacer con el primero. En esta ocasión, empecé a compartir con mis seguidores mis sentimientos. Conté cómo viví mi embarazo y como me sentía al ser madre de nuevo después de 10 años. Utilicé las RRSS para compartir dudas, pedir opiniones y dar la mía… A partir de toda mi experiencia compartida creo que he conseguido empatizar con muchas personas sobre todo lo que conlleva, a día de hoy, criar a un bebé.

 

DW: En la actualidad, ¿tus proyectos empresariales giran en torno a tu marca de moda?

Sí. Por un lado está Etna, marca con la que empecé haciendo bisutería y en la que después integré lo que es moda de baño y complementos para niños y adultos. Ahora la tengo un poquito parada, porque estoy empezando con otro proyecto que traje de EEUU y que gira en torno a una nueva modalidad de dance fitness, que está muy de moda allí. El problema es que con el COVID, cierre de gimnasios, uso de mascarillas y demás, por el momento, ha sido difícil sacarlo adelante en Madrid. Sin embargo, en otras partes de España está funcionando súper bien. Es un tipo de entrenamiento físico y emocional enfocado hacia las mujeres. Nos ayuda a mostrarnos más seguras y a aprender a querernos a nosotras mismas, creando así una comunidad de mujeres fuertes y poderosas.

 

DW: ¿Cuál es el papel que Cuba juega en tu vida?

Cuba corre por mis venas. Quiero decir, gran parte de mi familia es cubana y aunque, yo he nacido aquí, Cuba corre por mi sangre y la siento por cada poro de mi piel. Los mejores recuerdos de mi vida han transcurrido allí y para mí, era muy especial celebrar mi matrimonio en Cuba por mi abuela, que, en aquel momento, todavía vivía. Me hacía espacial ilusión casarme en la misma iglesia en la que ella se casó y que, además, ella pudiera estar presente. Son muchos vínculos los que me unen a aquella isla. Cada vez que viajo a Cuba siento que es una forma de recargar mis pilas gracias a la energía que me transmite su gente, su cultura, la alegría con la que viven a pesar de la pobreza que existe en el país.

 

DW: ¿Es Cuba fuente de tu inspiración?

Sí, Cuba inspira parte de mis diseños, mí día a día, el cómo vivo, cómo crío a mis hijas y también como vivo e interpreto mi relación matrimonial.

 

DW: Actualmente vives entre Miami y Madrid. ¿Crees que esto juega un papel importante en tus negocios, a nivel internacional?

Bueno, me gustaría. En EEUU al ser un país más grande, es un poco más complicado que en España. Aquí, al estar todo más concentrado, todo me resulta más fácil. Sin embargo, me encantaría poder destacar empresarialmente en ambos países por igual. 

 

DW: ¿Cuál crees que uno de los sueños que te queda por cumplir?

Me encantaría poder comprarme una casa en Miami y poder pasar largas temporadas allí, rodeada de mi familia y mi perro. Y bueno, más que un sueño, yo considero que es muy importante tener siempre en mente objetivos y éste, ahora mismo, es uno de mis objetivos a corto plazo. 



Elena Tablada.

Los Favoritos de Elena


 

Un deporte: Bailar

Salsa o flamenco: Salsa

Un destino: La Habana o Miami 

Un libro: El Camino de las Lágrimas, de Jorge Bucay

Prenda básica: Una camiseta blanca

Marca por excelencia:  Dsquare2

Imprescindible en su bolso: Un corrector de ojeras -o tapaojeras-.

Un perfume: Cualquiera de Dsquare2.

 


COMIDA CON ELENA

 Compartir mesa con Elena y disfrutar con ella de los placeres culinarios de Haches -su restaurante favorito-, ha sido un verdadero deleite. Su gusto por la comida es, además, otra señal de su carácter cosmopolita y personalidad rasgada entre dos países. “Hamburguesa y pizza pepperoni o vaca frita, en Cuba” como sus indudables favoritos dan inicio a una conversación donde, comida, se convierte en la coprotagonista.  

“La gastronomía juega un papel tan grande en mi vida que no podría tener una pareja que no disfrutase tanto de la comida como la disfruto yo”, nos indica mientras va dando respuesta a muchas de las preguntas que se le plantean. Su disfrute en este ámbito es tan arraigado y amplio que diversos países están presentes en la conversación, como México;  de donde procede la michelada -preparada con cerveza, zumo de limón, picante y sal-, su bebida favorita. 

Ante nuestra gran interrogante, la respuesta es rotunda: la comida es, para Elena Tablada, su momento del día. La compañía le resulta indiferente, “sola o acompañada, lo disfruto igual” pero, si pudiese comer con un famoso, “Kris Jenner, sin duda, sería la elegida”, nos afirma.

A través de una sonrisa tímida, Elena nos confiesa que los postres no son su perdición. En cambio, se declara fan de la comida española y, más concretamente, la mediterránea. “Mucha, pero mucha cebolla y muy líquida” es su respuesta ante una importante y decisiva incógnita: cómo es su tortilla de patatas perfecta. En cuanto al steak tartar, “el punto perfecto para mí, es el 6”, nos indica haciéndonos denotar su ejemplo de gusto y delicadeza gastronómica.