Ciudades autodescontaminantes

Escrito el 30/06/2021
Gustavo Ramos

La necesidad de preservar el medio ambiente ha llevado a la búsqueda de nuevos métodos para la eliminación eficiente de los contaminantes que alteran la estabilidad y calidad de nuestros principales recursos naturales indispensables, el aire y el agua. La protección y conservación de los recursos naturales así como la reducción de emisiones para frenar el cambio climático constituyen hoy en día una de las principales preocupaciones sociales. 

La demanda energética en hogares e industrias, el parque automovilístico y las flotas de transporte público, así como otras fuentes de emisiones en entornos urbanos, están generando un grave problema de calidad del aire en nuestras ciudades. Esto representa un importante riesgo medioambiental para la salud y acelera el desastroso cambio climático. 

La mayoría de las fuentes de contaminación del aire exterior están más allá del control de las personas, y requieren medidas por parte de las autoridades locales, las instituciones autonómicas, nacionales y europeas en sectores como el transporte, la energía, la gestión de residuos, la construcción, etc. 

Las Directrices de la OMS sobre la Calidad del Aire publicadas en 2005, en vigor, ofrecen orientaciones generales relativas a umbrales y límites para contaminantes atmosféricos que entrañan riesgos sanitarios y se basan en los siguientes contaminantes: Partículas (PM), Ozono (O3), Dióxido de nitrógeno (NO2) y Dióxido de azufre (SO2). 

El pleno del Parlamento Europeo respaldó el 23 de Noviembre de 2016 el proyecto legislativo que establece límites más estrictos para 2030 para las emisiones de los principales contaminantes, incluidos el óxido de nitrógeno, las partículas finas y el dióxido de azufre. La nueva legislación incluye además compuestos orgánicos volátiles no metánicos (COVNM), amoníaco (NH3), y micropartículas (menos de 2,5 micrómetros de diámetro).

El mayor problema que hoy hay que resolver en las grandes ciudades provocado por el trafico rodado, son los óxidos de nitrógeno (NOx).

Una ciudad fotosintética con la tecnología de nanocapas fotocataliticas ultra-fotosensibles añadido  a dos soluciones anti-NOX seria capaz de depurar su aire urbano con luz solar.

La tecnología de fotocatálisis está demostrando ser muy viable para su aplicación urbana con el objetivo de mejorar la calidad del aire ambiental mediante el empleo de materiales fotocatalíticos. 

Hasta ahora, la fotocatálisis se había aplicado sobre todo en construcción para la autolimpieza de edificios. El primero en Europa con esta técnica fue la Iglesia Dives in Misericordia, en Roma, desarrollada por el arquitecto norteamericano Richard Meier. Para ponerla en pie, Meier usó un nuevo tipo de cemento, el Blanco TX Millennium, que además de una grandísima resistencia, incorpora la autolimpieza: la superficie de cemento bajo el efecto de la luz se limpia por sí misma y evita grandes esfuerzos económicos en su mantenimiento. 

Existe una gran actividad investigadora que está demostrando la viabilidad del uso urbano de la fotocatálisis. En Valencia se incluyó en un proyecto técnico municipal de adecuación de la urbanización en la Calle Félix Pizcueta. Este piloto estudia el impacto de nuevos pavimentos en aceras que, por la acción de la luz solar, son capaces de producir una serie de reacciones químicas que absorben gases contaminantes. Se instalaron medidores de contaminación en la citada calle para comparar estos indicadores con muestras posteriores a la instalación de los materiales anticontaminación. Tras los primeros datos tomados se aprecia una reducción de las partículas de NOx en la calle donde se ha realizado el piloto. 

El Ayuntamiento de Madrid formó parte de tres proyectos  en materia de descontaminación a través de la fotocatálisis cofinanciados por el Programa de Medio Ambiente y Acción por el Clima (LIFE), el Proyecto LIFE + EQUINOX “Tratamiento Superficial de Pavimentos Asfálticos para la Eliminación de Óxidos de Nitrógeno en Ambientes Urbanos”.

El segundo proyecto “Proyecto LIFE PHOTOSCALING” analiza la sostenibilidad de las tecnologías fotocatalíticas en otros pavimentos urbanos determinando los instrumentos necesarios para poder correlacionar los resultados obtenidos en los ensayos de laboratorio con los resultados de descontaminación realmente obtenidos en las calles.

Se ha conseguido demostrar en el laboratorio, en una investigación pionera en el mundo, que la fotocatálisis también puede acabar con los elementos alergénicos

El tercer proyecto en la provincia de Madrid, llamado “MINOx Street”, usó un conjunto amplio de materiales fotocatalíticos en otra gran extensión en el municipio de Alcobendas. La aplicación de materiales fotocatalíticos distintos en tres tipos de superficies (calzada, acera y fachada) de tres escenarios urbanos diferentes de la ciudad de Alcobendas posibilitará el seguimiento de la capacidad de purificación del aire o efecto sumidero de NOx de los materiales fotocatalíticos seleccionados. 

Desde aquí nos gustaría crear un proyecto piloto denominado “CIUDAD FOTOSINTETICA BIOSALUDABLE”, donde se pretende demostrar la viabilidad del uso de nanocapas superficiales fotocatalíticas aplicadas sobre materiales constructivos urbanos, y DEPURAR EL AIRE URBANO y OFRECER ESPACIOS UBANOS BIOSALUDABLES.