La Fábrica de Camisas

Escrito el 30/06/2021
Redacción DW


Entrevistamos a Emilio Colomina, emprendedor, empresario y fundador de La Fábrica de Camisas para que nos cuente de cerca cómo surgió esta idea de negocio que ha resultado ser todo un éxito a nivel nacional.


Para los que ya la conocen saben que se trata de algo más que solo un taller de trajes y camisas a medida. La Fábrica destaca, no solo por su origen 100% nacional, también por su amplio catálogo de tejidos de algodón, sedas, batistas y más de 200 tipos de telas de la más alta calidad española, italiana o inglesa. Su atención y diseños personalizados marcan la diferencia, así como el cuidado al detalle en cuellos, puños y botones, que se dejan a elección del cliente. La estandarización y digitalización a la hora de realizar patronaje y confección de cada pieza hacen que sus prendas se conviertan en el mejor signo de distinción. Este método les permite a su vez poder archivar los datos de cada cliente con el fin de cuidar y agilizar la producción.

 

La firma desprende un aire de distinción y originalidad, algo ideal para los amantes de la elegancia y la comodidad. Siempre al día de las últimas tendencias, cuentan con un gran abanico de productos básicos y de temporada, combinables que ayudan a conseguir outfits que se ajustan perfectamente a cualquier ocasión. Esto es algo que sus consumidores valoran y que da lugar a una fórmula exitosa que consigue una relación de alta fidelidad entre cliente y marca. Como guinda final, la marca posiciona la satisfacción completa de sus clientes como objetivo principal de sus acciones y es por ello por lo que también organiza jornadas de sastrería dentro de las empresas para evitar que estos se desplacen de su trabajo.

 



La Fábrica de Camisas. Paseo de la Habana, 33, 28036, Madrid. Foto cedida por La Fábrica de Camisas.

En esta ocasión, hemos tenido la oportunidad de poder entrevistar a Emilio Colomina, fundador de La Fábrica, quien dejó en su momento su trabajo de consultor para volcarse de lleno en este exitoso proyecto. 

Desde 2012 no ha parado de crecer y ver su sueño de emprendedor hacerse realidad. La Fábrica cuenta con su flagship en el Paseo de la Habana, 33 de la capital madrileña, sin embargo, cada vez son más las ciudades que se suman a su lista de tiendas. Actualmente cuenta con locales en Sevilla, Badajoz y Barcelona, donde acaban de abrir un nuevo espacio de 120 metros cuadrados de pura elegancia y buen gusto. 

Al llegar a su sastrería en Madrid, el ambiente, inspirado en el más puro estilo inglés, no deja de ser al mismo tiempo moderno y acogedor. Nos invita a subir al segundo piso, un espacio reservado para los clientes más predilectos para que puedan disfrutar de una grata tarde entre telas medidas y copas de vino. 



DW: ¿Como definirías La Fábrica?

Es una firma de moda especializada en camisería y sastrería a medida para hombre. Pretendemos ofrecer a los clientes una relación calidad/precio inmejorable y democratizar la sastrería y camisería a medida, lo que hace que pueda ser accesible a un público más amplio. De hecho, somos el número 1 en camisas a medida en España. A parte de esto, también lanzamos colecciones de temporada para complementar el total look de nuestros clientes más exigentes

DW: ¿Cómo definiríais a vuestro hombre target?

Nuestro target es un hombre que necesita o que le gusta vestir bien en cualquier ocasión, pero de manera simple. Que un mismo look le valga para una reunión de trabajo por la mañana, una comida de negocios a mediodía y para un after work con amigos en la tarde. Nuestra propuesta está enfocada al business casual, en donde la practicidad y la elegancia van de la mano.

DW: ¿Cómo surgió la idea de negocio de trajes y camisas a medida?

Antes de embarcarme en el mundo de textil, trabajaba en consultoría, y uno de los temas recurrentes de conversación entre compañeros y amigos era que no existía un sitio que reuniera precio, calidad y personalización, por lo que empecé a investigar sobre la posibilidad de crear una firma de moda donde la calidad y el precio no estuviesen reñidos. De ahí nació la idea de “La Fábrica”, lo que se convirtió en mi proyecto vital, impulsando a cambiar mi carrera como consultor y dedicarme de lleno a las telas, hilos, botones...

DW: ¿Por qué ese nombre?

El nombre surge de nuestra intención inicial de vender a precios de fábrica, que esa combinación de calidad y personalización no tuviera por qué ser más cara por la intervención de diferentes intermediarios.

DW: ¿De dónde viene el logo?

Nuestro logo nace de la idea de una tijera inicial que diseñé yo al principio de los tiempos. Era una tijera más rudimentaria, solo con elipses, cuadrados y círculos. Posteriormente, una agencia de diseño la evolucionó a una tijera más fina, elegante y más discreta. La tijera es el icono de nuestro “core business”, la personalización, que es lo contrario del fast fashion.

DW: Cada vez son más las mujeres que se interesan por la marca, ¿tenéis en mente lanzar una colección femenina?

Es cierto que nuestro público es fundamentalmente masculino, y las colecciones que lanzamos están orientadas a este público, pero también hacemos muchas camisas a medida para mujeres y también para niños. Dentro de nuestros más de 500 tejidos para camisas, algunos de ellos son marcadamente “masculinos”, pero el 95% son unisex y las mujeres que se hacen camisas en nuestras tiendas salen muy contentas y repiten