Vichy, el estampado veraniego que siempre vuelve

Escrito el 30/06/2021
Redacción DW

Icono veraniego y de los looks más elegantes de la década de los 50 del siglo pasado. Durante mucho tiempo tan sólo utilizado para vestir muebles, vestuario y complementos del interior de las casas, el estampado vichy ha vuelto con fuerza este verano… y parece que para quedarse bastante tiempo. 

Inventado, en el siglo XVII, en la ciudad francesa de vichy –de ahí su nombre- este estampado de cuadros tuvo que cargar, durante mucho tiempo, con el apelativo despectivo de provinciano. No fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial, y más concretamente hasta el año 1959, cuando la actriz francesa Brigitte Bardot, puso de moda este print vistiendo su archifamoso e icónico vestido de boda con cuadros vichy rosa. Sin embargo, la verdad es que el vichy ya había tenido, algunos años antes -en concreto en el año 1939- su primer momento de flashes y cámaras. Fue cuando Judy Garland vistió de vichy en la película El Mago de Hoz.

 

De Brigitte Bardot a Lady Di


Hoy en día el estampado vichy puede verse en prendas y usos tan variados como ropa infantil, papeles pintados para pared, cortinas, cojines, estores, ropa de cama, mantas. Su tejido, mayoritariamente de algodón, y la cantidad de colores sobre fondo blanco en los que combina, hace que estos cuadros vichy desprendan dulzura, sean simpáticos y nunca pasen desapercibidos. En realidad podría decirse que el vichy es al verano lo que el tartán al invierno. Este tejido de algodón (mayoritariamente) sarga o lino hace que nuestra imaginación nos transporte, automáticamente, hacia los veranos en la campiña. 

Volviendo a Brigitte Bardot, hay que reconocer que el vichy era perfecto para subrayar su estilo personal, entre sexy y aniñado. Todas las adolescentes de los años 50 comenzaron a querer vestir como la protagonista de “Y Dios creo a la mujer”. Su coleta, sus aros, sus bailarinas y cinturones XL, marcando silueta de avispa, crearon escuela. Como también lo hizo su vestido de novia. El diseñador Jacques Esterel creó en 1956, para su matrimonio con Jacques Charrier, un vestido estilo New Look, con falda abullonada y cintura ajustada, en cuadros vichy blancos y rosas. El vestido, con ese aire naif y femenino, y nada tradicional para una novia de entonces, terminaría de consagrar a Brigitte Bardot como icono mundial y daría entrada al susodicho estampado al olimpo de la moda. Otras actrices de la época, como Jane Birkin en la película de Jacques Deray La piscina (1966), también lucieron, con gracia y sensualidad, este estampado. O Audrey Hebpurn, siempre con sus pantalones de corte capri y acompañado de clásicas bailarinas y camisas blancas.


Los estampados de Diana de Gales


Durante los años 60 y 70, el vichy volvió a su refugio en los estampados de menaje domésticos… y allí se quedó hasta que Lady Di, en los 80 y 90, volvió a poner de moda looks vichy que fueron imitadísimos. Con el fallecimiento de la Princesa de Gales, el estampado no vuelve a caer, del todo, en el olvido. Fue yendo y viniendo, hasta que en el verano que acaba de comenzar, el vichy ha vuelto en su versión más clásica y elegante…. aunque, también, rejuvenecido en diversas variantes. Por ejemplo, ya estamos viendo un tejido vichy con cuadros XL, especialmente en blanco y negro. El cuadro pequeñito, asociado a la moda infantil se queda atrás, crece y se torna gigante en este dúo cromático más rotundo. ¿Lo bueno? Que combina a la perfección con básicos como la camiseta blanca, la cazadora vaquera, la biker de cuero... transformándose, así, en una tendencia con mucho más recorrido, capaz de colarse en estilismos menos campestres, más urbanos o incluso nocturnos. Así pues, ¡larga vida al Vichy! La actriz Katie Holmes, famosa por su estilo clásico en el vestir, ya se ha apuntado a la tendencia.



Camisa Vichy Lazada de Uterqüe.


Vestido Largo Cuadro Vichy de Massimo Dutti.
 


Sandalia Cuadro Vichy Tiras de Mango.


Pantalón Tiro Alto Cuadro Vichy de Zara.