Educación: Conjugar los tiempos verbales

Escrito el 15/04/2022
Fernando Marugán

DW: Manda un mensaje a nuestros lectores Disfrutad de cada cosa que hacéis, no os quedéis con las ganas de hacer algo. Hazlo, llévalo al límite, proponte metas cortas y ve a por ellas. Da tu MAX EFFORT en cada cosa de tu vida.

La miopía endémica de quienes deben regir la docencia desde sus ministerios convierte el presente en el tiempo verbal más importante. Un presente como oposición al pasado y reafirmación ante el incierto futuro. El sistema democrático tiene infinitas ventajas, pero también conlleva algunas limitaciones, como que los gobiernos no sepan ver más allá de las próximas elecciones., lo que lleva a los gobernantes a reafirmarse en el hoy.

La legislación educativa, como cualquier otra ley, se promulga en el presente pero nace como una contraposición al pasado, haya sido éste bueno o malo. Y mientras esto sucede en los ministerios de educación y universidades, en los centros educativos se conjuga el futuro, pero un futuro próximo, por miedo a atreverse con el futuro perfecto. El lento y a veces torpe caminar del sistema educativo impide que los colegios y universidades acometan planteamientos de educación atrevidos, en los que el alumno pueda llegar a su propia autoafirmación a partir de cuestionarse permanentemente.

Para poder llegar al futuro perfecto, los estudiantes deberían ser conscientes de la propia imperfección del presente para así poder proponer soluciones que compensen esas imperfecciones. Sin embargo, la gran mayoría de los centros universitarios se limitan a dar salida a sus egresados volcándolos a la sociedad como piezas idénticas a las ya existentes, para así sustituir a las que se van jubilando.

Por eso, propongo que los propios docentes enseñemos a nuestros alumnos a pensar siempre en la innovación sin olvidarnos de los inevitables condicionales, que van a estar siempre en las mentes de nuestros estudiantes.

Pero es necesario que las nuevas generaciones piensen más allá del futuro próximo, descubran retos y nuevas propuestas; esa debe ser la aportación de la universidad para mejorar nuestro mundo. Una sociedad que en el momento actual ve que su pasado, sin ser perfecto, parece que es mejor que el presente un inestable e imperfecto, Por esa razón, desde aquí quiero animar a nuestros jóvenes a saber conjugar todos los tiempos verbales, desde el presente hasta llegar a ese futuro perfecto; y eso solo se consigue estudiando, que es gerundio.