Educación: Aprender para no repetir

Escrito el 15/03/2022
Fernando Marugán

''El otro día, viendo en las noticias los tristes acontecimientos que estamos viviendo en el mundo, no tuve más remedio que realizar una reflexión sobre la naturaleza repetitiva del ser humano''

El otro día, viendo en las noticias los tristes acontecimientos que estamos viviendo en el mundo, no tuve más remedio que realizar una reflexión sobre la naturaleza repetitiva del ser humano. Lamentablemente, somos seres de repetición, para lo bueno y para lo malo. Nuestra falta endémica de conocimiento y razonamiento nos lleva a caer siempre en lo mismo, repitiendo logros ya alcanzados y errores ya cometidos.

La única solución para salir de esta espiral se encuentra en el aprendizaje a partir de los hechos del pasado y en la creatividad para proponer alternativas y no repetir caminos ya andados. Si analizamos la historia, veremos que hemos tropezado una y mil veces en la misma piedra.

Cambiemos el escenario de la actual Ucrania por la Serbia previa a la I Guerra Mundial, o la Polonia de la II Guerra Mundial, y veremos una dramática repetición de acontecimientos.



Los movimientos nacionalistas y colonialistas han producido numerosos daños y dolor en el pasado y sin embargo hoy siguen siendo reivindicados por políticos extremistas que arrastran tras de si un gran número de votos. Por todo ello, quiero reivindicar el papel vital que tiene el conocimiento en nuestra sociedad. Un conocimiento, entendido en su vertiente humanista, capaz de alejarnos de nuestra naturaleza más vil para transformarnos en lo que siempre deberíamos ser: seres humanos. La construcción solo es posible a partir del conocimiento.

La destrucción es algo tremendo fácil, cualquiera puede llevarla a cabo si tiene el propósito de acabar con algo. Pero la construcción requiere de sabiduría y de creatividad, para así poder innovar y no caer en la repetición y copia de lo ya existente.

Es por todo esto, que ante los nuevos acontecimientos vividos y sin saber aún hasta donde pueden llevarnos en su vorágine destructiva, quiero reivindicar ahora más que nunca el papel de la educación, como aprendizaje a partir de lo conocido y lo ya creado. Solo así evitaremos la destrucción y podremos progresar hacia un futuro mejor.

Dicen que la creatividad necesita partir de un escenario positivo y de planteamientos tranquilo, y es verdad, pero también necesita la inteligencia que nace del conocimiento y la razón. Solo así evitaremos que la destrucción evite construir caminos hacia un futuro mejor.