TELETRABAJO UN NUEVO ESTILO DE LIDERAZGO

Escrito el 15/01/2022
Ángeles Roa


Aunque el teletrabajo no es nuevo, la inmensa ma- yoría de las organizaciones se vieron obligadas a improvisarlo a marchas forzadas a consecuencia de la pandemia mundial, y hoy en día, todas ellas afrontan el reto de construir un nuevo modelo de trabajo adaptado a las circunstancias externas e in- ternas de cada compañía.

Transformación efectiva y afectiva: el líder de hoy

Hay un claro consenso sobre el hecho de que las Empresas deben contar con líderes que adquieran y desarrollen sus habilidades técnicas e interpersonales (las conocidas soft skills) para comunicarse mejor con su equipo, generar un clima de confianza y obtener un mayor rendimiento. Los trabajadores digitales esperan que quienes les lideran acompañen la transformación digital no solo de manera efectiva, si no también afectivamente, y teniendo en cuenta las necesidades que para ellos supone la no presencialidad.

Un cambio cultural organizacional

Para poder materializar cambios visibles que se adapten a este nuevo modelo de trabajo es preciso un cambio cultural coherente con el momento actual, que a su vez tenga en cuenta las características propias de cada compañía, de su actividad y de los distintos departamentos, porque el teletrabajo no es café para todos: se ajusta como un guante en algunos contextos, y no calza de ninguna manera en otros.

¿Cómo motivar y dirigir personas en la distancia?

Quiénes lideran equipos que teletrabajan han de adquirir herramientas y habilidades que posibiliten una gestión efectiva y afectiva de las personas para mejorar sus resultados y su grado de satisfacción:

*Aprendiendo a detectar y escuchar las necesidades personales y grupales.

*Incorporando técnicas de comunicación que eviten las distorsiones ocasionadas por la lejanía: definición de canales de información, decisión, tiempos sincrónicos y asincrónicos.

*Estableciendo objetivos claros y medibles que posibiliten la delegación y la supervisión, en lugar del control.

*Definiendo marcos horarios de trabajo y de desconexión.

*Fomentando la confianza y cohesión entre las personas e incrementando su motivación a través del reconocimiento, la celebración de los logros y los encuentros cercanos.

*Potenciando la creatividad, la aportación de ideas y la retroalimentación constantes.

*Incorporando técnicas en inteligencia emocional y para la gestión de conflictos, esenciales en momentos de cambio.

Dispuestos a rediseñar el rol y aprovechar las oportunidades

Los lideres necesitan estar a la altura de esta redefinición en la gestión, en dónde las personas están al centro, y estar dispuestos llevar a cabo la transformación personal y profesional del rol que requiere gestionar en la distancia. Igual que se rediseñan las sedes, nos rediseñamos las personas.

Y saber hacerlo, supone aprovechar las oportunidades que ofrece el teletrabajo:

*Favorece la autonomía de los empleados.

*Posibilita el acceso a profesionales geográficamente dispersos.

*Se disminuyen los tiempos de traslados. *Aumenta el bienestar y reduce el absentismo.

*Optimiza el espacio y reduce sus gastos. *Favorece la retención del talento.

*Para muchos es salario emocional, y promueve la conciliación familiar y posibilitar la flexibilidad personal.

*Incrementa la productividad por el aumento de la confianza que requiere.

Ganar-Ganar

Invertir en un liderazgo que sepa cómo establecer vínculos sólidos con su equipo y conseguir empleados motivados y comprometidos siempre es un win-win, tanto en las distancias largas como en las cortas.