EN LA MESA CON CHECHU BIRIUKOV

Escrito el 15/02/2022
David V. Castro

Chechu Biriukov, nacido en Moscú, un 3 de febrero del 1963. Leyenda del baloncesto en nuestro país que adquirió fama en su paso en el Real Madrid, equipo en el que jugó de escolta. Llegó a ser internacional con España y con la Unión Soviética.

DW: ¿Cómo describiría un amigo a Chechu Biriukov?

Buen tío, buena persona. Muy generoso y amable y con gran sentido del humor. También tengo cosas negativas, pero no las diré en esta entrevista (risas).

DW: ¿Cuándo comenzaste a practicar baloncesto, y cuándo supiste que sería “tu vida”?

A los 10 años empecé seriamente a practicarlo. Me apunté en una academia de baloncesto, iba a entrenar todos los días. Ahí empezaron mis andaduras en este deporte. A los 15-16 años fue cuando ya empecé a ser “profesional”, jugando en el segundo equipo del CSKA Moscú. Al principio empecé como un novato y a los dos años me convertí en el jugador principal. De ahí, pasé al equipo principal y gané el Campeonato de Europa Y desde ahí, hasta los 32 años…

DW: ¿Cómo fueron tus comienzos en el Dinamo de Moscú?

Fue una epopeya. Yo estaba en el primer equipo del CSKA y era el duodécimo jugador. Al estar prácticamente todos los jugadores de la Unión Soviética y yo ser el más nuevo, no jugaba nada. El entrenador que era hermano de Gómelski, me ofreció ir a jugar a Dinamo de Moscú, nos costó hacer el traslado, pero como no había jugado, finalmente me dejaron ir. En el Dinamo de Moscú estuve un año y medio hasta que me fichó el Real Madrid.

DW: Llegaste al Real Madrid con tan solo 20 años y estuviste 11 temporadas… Háblame de esa etapa de tu vida.

Realmente estuve 12 temporadas, pero la primera pasó en vano porque no tenía nacionalidad española y me tocó esperar… Mi paso por el Real Madrid fue como los libros de Shakespeare. Hubo tragedia, comedia, risas, lloros, finales felices, otros no tanto… Ha sido una etapa muy bonita que recuerdo con mucho cariño, y fue muy satisfactoria personalmente, ya que ahí me di cuenta que me realicé como ser humano. 

DW: ¿Con qué partido te quedarías de toda tu carrera?

Con varios. Empezando desde joven, me quedo con una final que jugué de la Unión Soviética, con quince años, fue contra Kazajstán. Fuimos campeones de esa final. Al cabo de dos años, esa misma final la ganamos contra Ucrania, ahí estaba ya en categoría junior.

La final, también de junior, del campeonato de Europa en Bulgaria que ganamos contra Yugoslavia. Ya en el Real Madrid, un partido en el cual marqué un triple y ganamos contra el Barcelona. La primera final de la Copa del Rey y la liga ACB que ganamos la recuerdo también con bastante cariño. Hay muchísimos partidos que de algún modo u otro me han marcado.

DW: Tu palmarés es impresionante, ¿qué trofeo te marcó más?

Todo el mundo dice que la Copa de Europa. Pero como estuve lesionado y no pude jugar la final, pues esa no me llegó tanto… Así que sin duda diría que la primera Copa del Rey, y la final del 91 contra Joventut en la ACB.



DW: Actualmente diriges Biriukov Bistró, restaurante donde nos encontramos ahora mismo… Cuéntame cómo surgió la idea de este proyecto

Mi mujer y yo pensamos en abrir un negocio. Contratamos a una persona que nos ayudó en todo el montaje y apertura, y esa persona nos dio la idea de llamarlo Biriukov Bistró para que fuese la seña de identidad y se diferenciase del resto de restaurantes. Sin duda fue todo un acierto.

DW: ¿Qué te parece Diplomatic World Magazine? Como sabes, es un nexo entre diplomacia-empresa cuyo fin es la internacionalización de los negocios.

A mi me ha gustado mucho. En primer lugar, la calidad de la revista en sí, las fotos, y los reportajes que son parte fundamental en una revista. No sabía que existiesen revistas con esta calidad y la vuestra me ha sorprendido muy gratamente. Os doy la enhorabuena.