En la mesa con José Carlos Díez

Escrito el 15/12/2021
Ángel de la Rúa


José Carlos Díez, nació en Palencia, y estudió en la Universidad de Alcalá, donde actualmente trabaja como profesor e investigador. También ejerció la docencia en la Icade Business School. Fue también economista jefe de la sociedad de valores Intermoney. Actualmente, trabaja como tertuliano en numerosos medios de comunicación. Es sin duda, uno de los mayores expertos en el ámbito económico a nivel nacional.

DW: Es muy difícil hablar sobre economía porque es una ciencia exacta pero difícil de comunicar, ¿de dónde sale esa espontaneidad? ¿Tiene algo que ver tu origen palentino?

Ser profesor es muy importante, porque te ayuda a saber expresarte y hablar en público, pero además, tienes que tener una vocación muy fuerte y hacer esfuerzos para que te entiendan. Lo más importante es saber quién es tu público, a quién te diriges, y qué esperan de ti.

DW: Muchas veces se dice que los periodistas somos los que influimos a la gente y hacemos ver que hay una gran grieta entre economistas de distintas ideologías. Tú que eres una persona que va a cualquier medio, ¿piensas que eso es cierto?

Desde el Neolítico, el ser humano sabe que hay que convivir y cooperar para sobrevivir. En una democracia tiene que haber debate, y que se respete el resultado de las urnas. España lleva cuatro guerras civiles en doscientos años, creo que ya es hora de que nos relajemos un poco y aprendamos a convivir. En economía hay dos momentos críticos cuando te aproximas a un problema.  

El primero, de diagnóstico, y uno nunca es objetivo, porque te acercas al problema con una visión subjetiva y basándote en tu propia experiencia.  

El segundo, cuando identificas el problema, en las propuestas de la solución. Yo intento ser muy poco dogmático y honesto intelectualmente en el diagnóstico.Yo tengo una visión socialdemócrata clásica de los años 30-40, donde este movimiento surgió contra el comunismo, ya que el movimiento socialdemócrata entiende la economía de mercado como un medio que te permite desarrollar y generar riqueza. Lo que no nos gusta es la falta de igualdad de oportunidades en el acceso a la sanidad o la educación por ejemplo.

En la segunda parte de la entrevista, vamos a hablar un poco sobre tu libro “De la indignación a la esperanza”

El libro se publicó en la primavera de 2018, la misma semana de la moción de censura. El libro intenta explicar tres grandes cambios que se están dando en la sociedad y que están afectando mucho a España.

La globalización y la recuperación y reintegración de China y la India que llevaban dos siglos fuera del circuito, que en su momento no apostaron por la Revolución Industrial por el miedo que le tenían a la tecnología, y han perdido doscientos años. 

Por otro lado, tenemos una revolución tecnológica sin precedentes, estamos en una situación muy complicada, y algunas patologías o fenómenos muy complicados de resolver en esos dos entornos principalmente el tema en España que es doble. Una elevada tasa de paro con un nivel de desigualdad y de precariedad salarial muy alta. Por tanto, no es fácil resolver el puzle de los dos problemas en un entorno así.

El libro es un poco el origen de donde estoy ahora. He lanzado ahora un fondo de capital riesgo con otros socios, y lo que hacemos es captar ahorro de los ahorradores, invertir en empresas, y buscamos un tipo de empresa que yo definía en ese libro y que va a dar solución a muchos problemas de España, y es que sea una empresa innovadora (no necesariamente de alta tecnología), que hace algo diferente, en un momento diferente. Pese a que haya gente que se crea maga, un problema de paro sin empresarios es muy difícil de resolver, y si las empresas no siguen creciendo en tamaño y en empleados, es más difícil todavía, entonces el tema es cómo crecer en tamaño y en empleo manteniendo buenos salarios. Y eso lleva un componente de innovación y tecnología. 

En España hay un gran agujero negro en el sistema financiero, y es que no hay un mercado institucionalizado para levantar capital entre 1 millón y 20-30 millones. Hay un gran sistema desarrollado para start-up, pero eso no genera realmente un desarrollo económico importante.

El otro mercado que si que hay es la bolsa, que ya hablamos de cantidades muy grandes. Lo que yo he descubierto viajando por España es que hay empresas espectaculares con empresarios espectaculares, y es un poco donde más enfocados estamos nosotros.

A continuación, te voy a decir una serie de palabras donde me tienes que dar una escueta opinión al respecto.

-España Un país maravilloso con un potencial enorme, y vamos a ver si somos capaces de aprovecharlo.

-El Papa Francisco Un peronista y un hombre de bien, pero muy comunista.

-Isabel Díaz Ayuso Un animal político y una incógnita. Me recuerda a Donald Trump. Veremos a ver qué recorrido tiene, pero de momento es el fenómeno político del año.

-Pedro Sanchez Una persona difusa, como la niebla.

-Joe Biden Una esperanza. Nos libró de Trump, que a mi parecer era un problema, pero pese a empezar muy fuerte se ha diluido.

-Europa Rancia, caduca, atractiva… Yo soy un gran europeísta, es un sitio complejo, pero el mundo necesita a Europa.

-Hispanoamérica Nuestra influencia, nuestra posición geoestratégica en el mundo, nuestros hermanos… Me duele mucho que los españoles no seamos conscientes de ello y hayamos abandonado América Latina.