Finanzas: La India presente, y futuro de una economía potencial

Escrito el 15/05/2022
Sergio Valverde

El momento actual que viven los mercados no es de fácil interpretación, son muchas las incertidumbres que estamos viviendo y que vendrán en los próximos meses y años. Es por eso que, para entender un país como la India, debemos conocer su historia, para ver qué políticas se están llevando a cabo por parte del Gobierno y como la actual Guerra está condicionando al mundo y qué papel puede jugar la India.

Situación política actual

En mayo de 2019, el primer ministro indio Narendra Modi es reelegido para un segundo período de cinco años hasta el final de su mandato, en 2024. Este segundo mandato de Modi se centra en la creación de empleo, la liberalización de la economía y la inversión en infraestructuras, al mismo tiempo que intenta arreglar la situación de la corrupción y promueve un nacionalismo hindú.

La agenda nacionalista no es perfecta y ha frenado algo a los inversores extranjeros, que están interesados en las políticas seculares. En 2021, se dio un año de protestas masivas de los agricultores indios por las reformas agrícolas que quiso llevar a cabo el Gobierno: debía introducir tres leyes que flexibilizaron las normas sobre la venta, el precio y el almacenamiento de los productos agrícolas.

El resultado fue que Modi derogó la reforma agrícola. Además, India sigue oponiéndose a unirse al RCEP, sobre todo para proteger a los agricultores locales y los intereses industriales, lo que podría llevar al país a perder cuotas de mercado en el mayor bloque comercial del mundo. Es por eso que la India ha tratado de reanudar las negociaciones de acuerdos comerciales con la UE y Estados Unidos (10,7%), interrumpidas desde 2013.



Y ahora que estamos en esta situación de Guerra, la India está en un modo neutral, no está a favor ni en contra, aunque desde ciertos titulares y expertos declaran que una parte del Gobierno indio si está a favor de Rusia. La situación geoestratégica de la India es complicada, tiene disputas con Pakistán y China, y con Rusia tiene ciertos acuerdos comerciales. Por otro lado mira a Occidente para que le ayude con estos dos países con los que tiene enfrentamientos, con lo cual busca no enemistarse e intentar salir adelante para no verse perjudicada.

El gran problema que se está empezando a ver es que al no ayudar a las sanciones impuestas a Rusia, la India sigue comerciando con Rusia y al final tenga también sanciones económicas. En caso de que eso ocurra se habla de la creación del bloque que tendrá la mayor cantidad de población del mundo: Rusia-China-India.

Situación macroeconómica

La India creció un 9,5% en 2021 según el FMI impulsada por las fuertes exportaciones y la inversión privada, pero ese dato tan bueno no impide ver que las medidas que impuso el Gobierno para contener el COVID agravaron los problemas anteriores que existían en todo el país. El consumo privado se va recuperando lentamente, y más ahora que está la guerra de Ucrania y Rusia, ya que el desempleo provocado por la pandemia todavía no se ha recuperado y que provocó que millones de personas volvieran a las zonas rurales.

Con todo ello se espera un crecimiento para este año y los sucesivos. La amplia gama de estímulos fiscales de la India y las respuestas sanitarias tuvieron su eficacia frente al virus y es lo que posibilitó ese crecimiento, pero el déficit de las administraciones públicas creció, y se esperaba que conforme fueron pasando los años este iría disminuyendo, pero la Guerra, nuevamente, está condicionando estas estimaciones, al igual que ocurre con la inflación, que no para a subir en todo el planeta y que a países como la India con una sociedad todavía con mucha desigualdad repercute de forma tan dañina. Dentro de la deuda, la pública, se esperaba que descendiera pero va a tener que esperar a que mejore la situación para que se lleve a cabo.

Tenemos que entender que una de las principales ideas del Gobierno es disminuir la desigualdad, al tiempo que trata de aplicar reformas que ayuden al crecimiento para impulsar la economía, como: los incentivos a las MIIPYMES, el impulso al sector de infraestructuras, el sector de la agricultura, las microempresas alimentarias y la ventanilla especial de liquidez.

En todo este marco es importante entender que se espera que para el 2024 la India supere a China como el país más poblado del mundo. Actualmente tiene la mayor población juvenil del mundo, pero según la OCDE más del 30% son NEET (no tienen empleo, educación o formación).

Todo esto sin olvidar que tiene un PIB percápita muy bajo y que casi el 25% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza y que las desigualdades son todavía fuertes: el 1% más rico de la población posee el 53% de la riqueza del país. El sector informal (es la actividad económica que es invisible al Estado por razones de evasión fiscal o de controles administrativos), que es donde trabaja la inmensa mayoría de la mano de obra que fue afectado por la pandemia, y que, por culpa de esta situación actual, corre el riesgo de dar pasos hacia atrás y volver a caer en una pobreza absoluta.

Principales sectores económicos

India es a nivel internacional la cuarta potencia agrícola y de cara a su propia economía es el pilar central. La agricultura representa el 18,3% del PIB y emplea al 42,6% de la población activa. Los principales productos agrícolas del país son el trigo, el mijo, el arroz, el maíz, la caña de azúcar, el té, la papa, el algodón, los plátanos, la guayaba, el mango, el limón, la papaya y el garbanzo. A su vez es el quinto productor de ganado vacuno y ovino, así como el segundo en producción pesquera del mundo.

Dentro del sector de las especias es un actor importante, destacando en la producción de jengibre, pimienta y chile. En 2021, la agricultura fue un sector clave en la recuperación económica de India tras la crisis del COVID-19, debido a que mucha gente que vivía en las ciudades volvió a los pueblos y empezaron a cultivar las tierras y con ello a impulsar la actividad.

El sector industrial emplea al 25,1% de la población activa y representa el 23,5% del PIB. Dentro de este sector el carbón es la fuente principal de energía y a su vez le convierte en el tercer productor mundial de carbón. En la industria manufacturera, el textil desempeña un papel predominante y, en términos de tamaño, la industria química es el segundo sector industrial.

El fuerte precio del petróleo no favorece esta industria encareciendo los precios. El sector servicios es la parte más dinámica de la economía que contribuye a ser casi la mitad del PIB, un 48,8%. Emplea al 32,2% de su población activa. El sector del software, en constante crecimiento, impulsó la exportación de servicios y la modernización del país, ya que mucha de la ciudadanía habla inglés y eso le permite exportar servicios informáticos, subcontratación de empresas y trabajadores cualificados.

Últimos datos macro a tener en cuenta

La India es uno de los países más grandes del mundo, con una superficie de 3.287.259 Km2, y uno de los más poblados del mundo, 420 habitantes por Km2. Su capital es Nueva Delhi y su moneda es la Rupia. Su economía es como vemos una de las 10 más importantes por volumen del PIB. Su deuda en 2020 ascendió a 2.106.812 millones de euros, con una deuda del 90,06% del PIB. Su deuda per cápita es de 1.527 € euros por habitante, bastante elevada para un país que todavía tiene fuertes diferencias económicas entre sus ciudadanos.

La última tasa de IPC se sitúa en el 6,95%. Dentro de los datos que suelo mostrar de cada país vamos a tomar el PIB per capita como indicador del nivel de vida, que en 2021 para la India fue de 1.959€, dato que la sitúa en la parte baja de la tabla, en el puesto 142, mostrando que sus habitantes tienen un bajo nivel de vida en relación a los 196 países que conforman el ranking del PIB per cápita.

El Índice de Desarrollo Humano o IDH elaborado por Naciones Unidas que ayuda a medir el progreso de un país y muestra el nivel de vida de sus habitantes da una valoración de que sus ciudadanos tienen una mala calidad de vida. Otro indicador o ranking es el Doing Business, que clasifica los países según la facilidad que ofrecen para hacer negocios, y que sitúa a la India en el puesto 77º de 190.

El Índice de Percepción de la Corrupción del sector público en India la sitúa en el puesto 85 de 180 países. Comentada la situación política y económica de la India, debemos entender la gran situación geopolítica que vivimos, y con ello entender el potencial que tiene como país y sociedad de cara al futuro. A medida que pase la coyuntura bélica y con las medidas económicas, pero también sociales que quiere imponer el Gobierno, posiblemente habrá una aceleración del crecimiento y a su vez una reducción de las diferencias sociales que permitan un país mucho más igualitario.