TAILANDIA: EL PARAÍSO EN LA TIERRA

Escrito el 15/01/2022
José Luis barceló

Tailandia, junto con Japón, es el único país del Lejano Oriente que se ha mantenido como monarquía, prácticamente inalterable, desde antiguo. Su geografía política y social se configuró, y así fue respetada por los países vecinos, en torno a las diversas dinastías del reino de Sukhotai (primer estado tan en la región), el reino Ayutthaya en los siglos XVI y XVII, el reino Thonburi en el siglo XVIII, y el reino de Rattanakosin, que se extendería con Rama I el Grande a partir de 1782 y que establece, por primera vez, la capital de Siam (antiguo nombre de la actual Tailandia), en la capital Bangkok.

Tailandia vive hoy instalada en una monarquía constitucional, un país que nunca sufrió las amenazas del comunismo que se instaló, con guerras civiles incluidas, en países como Camboya o Vietnam. Tailandia siempre ha sabido sobrevivir a los avatares de la Historia y goza hoy del aprecio del mundo de los negocios, del turismo y de los millones de visitantes que cada año visitan este país que, para muchos, es el auténtico paraíso en la Tierra. 

Las relaciones de España con Tailandia se remontan siglos atrás y ya en el siglo XVI Tello de Aguirre dirigió una misión comercial desde Filipinas alcanzando el reino de Siam. Durante aquel encuentro se alcanzó la firma de un tratado que reconocía a los españoles su derecho a residir, negociar y practicar su religión en Ayuttaya, entonces capital del Reino de Siam. Puede afirmarse, por tanto, que las relaciones entre los reinos de España y Siam, son de las primeras que España formaliza con un reino asiático.



En 1870, ambos reinos formalizaron sus relaciones con la firma de un Tratado de Amistad, Comercio y Navegación absolutamente moderno encabezado por Adolfo Paxton, quien dirigió una Misión Diplomática enviada desde China. La principal consecuencia del Tratado fue la creación de un Consulado de España en Bangkok. Los contactos e intereses comunes continuaron reduciéndose, a pesar de la histórica visita a España del rey de Tailandia Chulalongkorn en 1897, donde fue recibido por la reina regente María Cristina. En 1925 se firmaría un nuevo Tratado de Amistad, Comercio y Navegación, en una tradición que casi se mantiene ininterrumpida hasta nuestros días, y no en balde el portaaviones HTMS Chakri Naruebet, de la Real Armada Tailandesa, fue diseñado y construido en España por la Empresa Nacional Bazán, actual Navantia, entregado a Tailandia en 1997 e inspirado en el Príncipe de Asturias.

Las relaciones políticas y comerciales entre ambos países se han incrementado desde siempre y cabe señalar que buena parte de las misiones comerciales de España en Tailandia han sido impulsadas por la Casa Real, destacándose los contactos oficiales con la llegada de la democracia a España que se concretaron en las visitas de Estado del Rey de España, D. Juan Carlos I, a Tailandia en 1987 y 2006. Desde ese momento, España y Tailandia mantienen una extraordinarias y privilegiadas relaciones basadas en la profunda amistad entre las dos monarquías.

La balanza comercial bilateral entre Tailandia y España ha sido tradicionalmente deficiente para España. El impacto de la crisis financiera internacional coincidió con un aumento de las ventas españolas en Tailandia, que creció un 28.5% en 2010 y un 24% en 2011. En 2012, ese crecimiento se desaceleró un 3.57%, con lo que el valor de las exportaciones ascendió a más de 415 millones de euros, unos datos que confirman la consolidación de Tailandia como el segundo mercado de destino español en la ASEAN, después de Singapur. 

España exportó más de 424 millones de euros en Tailandia en 2014, en comparación con 469 millones en 2013. Las partidas arancelarias más exportadas vienen siendo los componentes de automoción (12.42%), la ropa femenina (5.70%), los productos del acero (5.28%) y el pescado congelado (5.02%). Por su parte, España importa de Tailandia por valor de 876 millones de euros en 2014, y 806 millones en 2013, lo que representó un aumento de 8,7%. Los principales artículos que España importa de Tailandia son materias primas, caucho semimanufacturado (9.7%); aire acondicionado (8.8%); motocicletas y bicicletas (7.7%); química orgánica (6.2%); ropa femenina (5.5%) y componentes automotrices (5%).

La política económica que aplica Tailandia es aperturista a los mercados y las inversiones extranjeras, por lo que se considera ágil y eficiente y muy flexible a los cambios y oportunidades de cada momento. Por ejemplo, el gobierno de Tailandia ya prepara un nuevo marco regulador para las criptomonedas que comenzará a entrar en vigor este año 2022 que se abre ahora, con el fin de minimizar los riegos y mejorar la protección de los inversores. Además, el Banco de Tailandia (BoT) publicará en enero un documento de consulta que definirá las "líneas rojas" para el sector de las criptomonedas.

En el ámbito corporativo empresarial, Tailandia es un mercado gigantesco que ofrece enormes oportunidades con la constante expansión de su mercado interno. Recientemente se ha conocido que la noruega Telenor ha fusionado su filial en Tailandia con su rival True, y el conglomerado tailandés Charoen Pokphand Group (CP Group) en una operación de 7.200 millones de euros, para crear un grupo que aglutina a más de la mitad de los clientes de telefonía móvil en el país del sudeste asiático, unos 55 millones de usuarios.

El turismo es otro de los pivotes económicos y de expansión de Tailandia, que ha contado entre las promociones inmobiliarias un nuevo puntal, puesto que muchas de estas nuevas construcciones van enfocadas a compradores extranjeros, especialmente rusos, chinos y europeos. Tailandia es un destino increíble cuya popularidad ha crecido en los últimos años y la venta de propiedades en urbanizaciones lujosas suponen un gran atractivo. Tailandia ofrece un visado especial para los mayores de 50 años de edad, denominado Visado de Jubilación, que abre las puertas a poder quedarte de manera permanente a vivir en el país. 

El turismo representaba hasta 2019 hasta el 20 % de la economía tailandesa, se desplomó debido a la Covid-19 de 40 millones de visitantes en 2019 a solo 6,7 millones en 2020, la mayoría de los cuales entró en Tailandia antes de que a finales de marzo se impusieran las restricciones de viaje por la pandemia.

Sin embargo, Tailandia ha sabido gestionar con inteligencia la crisis provocada por el Covid-19 siendo fue uno de los pioneros en Asia en la reapertura de sus fronteras, mediante la utilización del método Sandbox, aplicado en sus principales destinos turísticos, que propuso normas más flexibles para permitir la llegada de visitantes. Las autoridades prevén la llegada de unos 200 mil turistas extranjeros a finales del 2021, una inyección nada despreciable para la recuperación de su economía.

Pronto se reabrirá la playa Maya Bai, ubicada en la isla de Phi Phi Leh, así como otros parajes paradisíacos, muchos de ellos en entornos salvajes, protegidos o en plenos parques nacionales, de los 155 con que cuenta el país.

Hoteles Meliá ha anunciado la apertura de un resort de lujo en la isla más grande de Tailandia, el Meliá Phuket Mail Khao. El complejo de 5 estrellas, propiedad de Phuket Villa Group, hace su debut tras la reapertura sin necesidad de cuarentena para quienes estén completamente vacunados y aporten prueba COVID-19 negativa. El hotel está ubicado en uno de los más populares del sudeste asiático, en la costa noroeste de Phuket, frente a la playa de Mai Khao, cerca del Parque Nacional Sirinat, la Fundación de la Tortuga Marina Mai Khao y el templo Wat Phra Thong.

Tailandia es un país privilegiado, estable y seguro, donde es posible vivir y hacer negocios, algo que no todos los países del Lejano Oriente pueden ofrecer.