HISTORIA DE FINLANDIA

Escrito el 15/11/2021
David V. Castro

Finlandia comenzó a considerarse estado independiente a principios del siglo XX (1918), pero la historia en este territorio comienza mucho antes… En este artículo analizaremos la historia de Finlandia realizando un recorrido que comenzará en la prehistoria y terminará en la actualidad. 

PREHISTORIA

Después de la Edad del Hielo, es cuando se produce la evidencia arqueológica de los primeros pobladores de Finlandia, alrededor del 8500 a. C. La población de cazadores es conocida como la «cultura Suomusjärvi». Alrededor del 5300 a. C. aparecieron las «culturas del peine de cerámica», conocidas por su alfarería. Esto pese a significar el comienzo del Neolítico para Finlandia, las principales actividades de subsistencia eran la cacería y la pesca. Existieron grandes redes de intercambio entre Finlandia y el noreste europeo durante el V milenio a. C. 

La mayoría de estudios afirman que la lengua proto-finesa se repartió por Finlandia en esta temporada. Alrededor del 3200 a. C., los inmigrantes se establecieron en el sur de este país. Esta cultura fue parte de las culturas europeas del Hacha de Guerra, las cuales han sido asociadas a menudo con el movimiento de hablantes indoeuropeos. La Edad de Bronce comenzó después del 1500 a. C., esta vez desde el oeste. Las regiones costeras de Finlandia fueron parte de la Cultura Nórdica del Bronce.

Edad Antigua

Durante el siglo I, el comercio e intercambio con Escandinavia aumentó y se han encontrado artefactos romanos de este período. Durante el primer milenio, los grupos de población de Finlandia intercambiaban sus productos con comerciantes escandinavos. Las influencias también vinieron del sur y del este. Según estudios, la existencia de entierros notoriamente adornados, sugieren que una élite principal existió desde el siglo III en adelante. No obstante, ni siquiera durante la Era Vikinga, una sociedad centralizada no evolucionó en Finlandia.

Edad Moderna

La Edad Moderna comienza para Finlandia en el año 1548, cuando el obispo Mikael Agricola tradujo el Nuevo Testamento al finés, convirtiéndose en el primer testimonio escrito en esta lengua. Años más tarde, en 1581 Juan III de Suecia adoptó el título de Gran Duque de Finlandia.

 



Desde mediados del siglo XVI, hubo reiterados ataques a Livonia por parte del zar Iván el Terrible que obligaron a los suecos a reaccionar y se apoderaron de territorios en Estonia y en Ingria. El poderío sueco alcanzó entonces su apogeo y Finlandia conoció una relativa prosperidad: se crearon nuevos asentamientos, carreteras, servicios de correos, y se fundó una universidad en Åbo (actualmente Turku).

Edad Contemporánea

La Guerra finlandesa fue un conflicto que enfrentó a Rusia y Suecia desde el 21 de febrero de 1808 hasta el 17 de septiembre de 1809, y que cambió el destino político de Finlandia. Tras esta guerra, el tercio oriental de Suecia se convirtió en el territorio autónomo del Gran ducado de Finlandia, que en parte unió a los finlandeses con la Rusia imperial.

Frontera entre Finlandia y Suecia

Esta frontera se creó en 1809 gracias al Tratado de Fredrikshamn. Según este tratado, Suecia renuncia al Gran Ducado de Finlandia que pasa a formar parte del Imperio ruso. Durante el trazado de la frontera en 1809, ésta sólo estaba compuesta por dos secciones. Pero debido al rebote isostático que afecta a toda Escandinavia, la isla de Inakari, en ese momento suelo finlandés, se fue juntando a la isla de Kataja, formando una larga península que se encontraba atravesada de lado a lado por la frontera terrestre.

Rusificación de Finlandia

Rusificación de Finlandia La rusificación de Finlandia fue la política oficial lleva- da a cabo por el Imperio ruso con el objetivo de limi- tar el estatus especial del que gozaba el Gran Ducado de Finlandia y terminar con su autonomía política, integrándola plenamente en el Imperio ruso. Formó parte de la política más amplia de rusificación perse- guida por los gobiernos rusos a finales del siglo XIX y principios del XX. Esto, provocó una resistencia de la población finlandesa, que se inició con la escalada de huelgas, y continuó con movimientos de resistencia pasiva y activa. El rechazo a la rusificación en Finlandia fue uno de los principales factores que en última instancia condujo a la declaración de independencia de Finlandia en 1917.

Declaración de independencia

La declaración de independencia de Finlandia, fue llevada a cabo por el Parlamento de Finlandia el 6 de diciembre de 1917. Esto reconocía a Finlandia como República independiente.

Guerra civil finlandesa

La guerra civil finlandesa o guerra civil finesa (del 27 de enero al 15 de mayo de 1918) fue parte del caos social y nacionalista ocasionado en Europa en las postrimerías de la Primera Guerra Mundial. Por un lado se encontraban las fuerzas bolcheviques dirigidas por la delegación popular de Finlandia, comúnmente conocidos como «rojos» (punaiset). 

Del otro lado se encontraban las fuerzas del senado, controladas por los conservadores popularmente conocidos como «blancos» (valkoiset). Los rojos recibieron la ayuda de Rusia, mientras que los blancos fueron apoyados por el Segundo Imperio alemán.

Las revoluciones de febrero y octubre de 1917 precipitaron la derrota y total colapso del Imperio ruso, cuya caída repercutió en la ruptura de la sociedad finlandesa. Los socialdemócratas y los conservadores compitieron por el liderazgo del Estado finlandés.

Puesto que Finlandia no disponía de ejército o poli- cía, ambos bandos reclutaron sus propios grupos de seguridad, y eso llevó al surgimiento de dos tropas, la Guardia Blanca y la Guardia Roja. Los blancos resultaron victoriosos en la guerra, y pasaron desde la esfera de influencia rusa a la alemana.

Segunda Guerra Mundial

Finlandia participó en la Segunda Guerra Mundial, primero luchando contra la Unión Soviética, y des- pués, fue obligada a luchar contra la Alemania nazi. Como las relaciones con la Unión Soviética cambia- ron durante la guerra, Finlandia se colocó en la situa- ción inusual de estar a favor, y luego en contra y luego a favor de los intereses generales de las potencias aliadas.



Tratado fino-Soviético

Debido al incierto estado de las relaciones fino–soviéticas en los años posteriores a la guerra fino-soviética, Finlandia siguió la decisión de otras naciones adscritas al Pacto de Varsovia de no participar en los planes de ayuda occidental. Como resultado, en la transición posterior al periodo postconflicto Finlandia sufrió prolongadas dificultades económicas en comparación con la situación económica de otras na- ciones europeas igualmente capitalistas, tras lo cual se hizo muy dependiente de la Unión Soviética. Finlandia mantenía sus relaciones con los poderes oc- cidentales distantes de sus asuntos militares "oficialmente" y su asociación a la OTAN en particular. 

Con su manifiesto rechazo a darle apoyo formal a occidente, se buscó disminuir la tensión con la URSS para que no la involucrase en una posible afiliación al Pacto de Varsovia. Sin embargo, se practicaban ejercicios militares en conjunto con el ejército soviético; en previsión de posibles ataques de occidente, así como cualquier otra clase de cooperación militar era mantenida al mínimo, a pesar de los ocasionales avances soviéticos.

A pesar de la línea política general del gobierno finlandés, se supo que hubo muchas actividades y planes secretos de cooperación con las naciones occidenta- les impulsadas por movimientos políticos finlandeses como el Partido Socialdemócrata de Finlandia, quie- nes aceptando financiación proveniente de la CIA, buscaron evidencia de actividad sísmica proveniente de pruebas nucleares. 

Finlandización

Finlandización El término de finlandización fue acuñado por los medios de comunicación occidentales durante la guerra fría para describir la política de neutralidad exterior ejercida por Finlandia.

En opinión de dichos medios, ese país nórdico, aun estando situado al oeste del telón de acero, evitaba la toma de postura en los asuntos que pudieran irritar a la Unión Soviética, lo cual, en la práctica, tuvo como consecuencia la reducción de la soberanía política del país.

Los primeros en emplear este término fueron los políticos alemanes que tenían miedo de que el desequilibrio de las fuerzas a favor del Pacto de Varsovia permitiera a la Unión Soviética ejercer una tutela sobre la República Federal de Alemania al estilo finlandés. El concepto fue recuperado por la OTAN, para justificar una mayor presencia militar estadounidense en Alemania y el despliegue de los misiles Pershing en este país.

Finlandia en la Unión Europea

Con la entrada en vigor el 1 de enero de 1993 del Tra- tado de la Unión Europea (Maastricht 1992), se creó la actual "Unión Europea". Se estableció también el mercado único y se hicieron realidad sus cuatro libertades: la libre circulación de mercancías, servicios, personas y capitales.

Dos años después se produjo la primera ampliación de la Unión Europea, que sería la quinta de la historia: el 1 de enero de 1995 se integraron Austria, Finlandia y Suecia, por lo que la Unión contaba ya con quince miembros, conocida como "La Europa de los quince".

El referéndum consultivo sobre la adhesión de Finlan- dia a la Unión Europea se celebró el 16 de octubre de 1994. El 56,9% de los votantes aprobó la propuesta, con una participación del 70,8%. Debido a que tiene su propia jurisdicción, se celebró un referéndum por separado en las Islas Åland un mes después, y también fue aprobado.

Gobierno actual

Gobierno actual El actual Gobierno de Marin es el 76.º Gobierno de Finlandia, el cual asumió el 10 de diciembre de 2019. Consta de 19 ministros y 5 partidos: Partido Socialdemócrata, el Partido del Centro, la Liga Verde, la Alianza de la Izquierda y el Partido Popular Sueco.