ENCARGADO DE NEGOCIOS DE PERÚ EN EL REINO DE ESPAÑA

Escrito el 21/06/2022
Alina Santamaría


A.I: D. EDUARDO PÉREZ DEL SOLAR “DIPLOMÁTICO DE CUNA"

DW: ¿Dónde nació?

Nací hace 57 años en Lima, Perú, en la maternidad de Lima y toda mi infancia y mi juventud la pasé en Miraflores, un barrio limeño, costero y cercano al mar. Un distrito histórico, un distrito bonito, un distrito que aparece en la literatura de los principales escritores peruanos, siempre con referencias variadas, Vargas Llosa, desde sus primeras novelas; Los jefes, los cachorros, tienen escenas de la vida de la Florida , pero también Bryce y el propio Ribeyro.​

Son muchos los escritores a los cuales Miraflores les ha despertado muchos sentimientos, como digo, un barrio antiguo, un distrito antiguo, inicialmente balneario de la Lima antigua de finales del siglo XIX y principios del XX, con ranchos a la vera del mar. Muy bonito.

DW ¿Cómo fue su infancia?

Tuve una infancia, la verdad, con mucha suerte, un privilegio con muchas posibilidades para un niño, con amigos en el barrio, con gente de tu zona.

Y tuve justamente en esas ciudades muchas experiencias buenas. Mi padre era ingeniero civil y de muy pequeño nos trasladamos a la Sierra el Vedado, los parques altos del departamento de Piura.

Mi padre como ingeniero lo pusieron de jefe de un asentamiento y vivimos ahí dos años, como dice mi madre, entre cabras y cerdos. Yo tengo algunos recuerdos de esa época.

Posteriormente, de vuelta en Lima, vivimos una temporada en Chorrillos, que es otro distrito un poco más al sur de Miraflores, más vinculado con el mar, de esa época también tengo algunos recuerdos de mi abuelo, mi abuelo materno era muy aficionado a la pesca.

En ese  tiempo él bajaba por el cerro, por el acantilado. Toda Lima es un acantilado alrededor del Pacifico, es una bahía, actualmente  las comunicaciones  son más  modernas, pero en esos tiempos él bajaba el cerro a pescar.  La pesca y mi abuelo fueron  algunos elementos importantes en mi vida, gracias a Dios, la niñez y la juventud que pasé en Lima, en Miraflores, concretamente, previo al ingreso a la universidad son  recuerdos muy agradables y reconfortantes. Siempre vinculado a la familia y a los amigos


La pesca y mi abuelo fueron algunos elementos importantes en mi vida


"Ya había salido del Perú volando con la imaginación, siempre me imaginé otras ciudades, otras culturas y otros países"

DW ¿Por qué se interesa por el mundo diplomático y en concreto en los negocios?

Lo que voy a decir es algo que siempre repito, yo siempre tuve claro que quería ser diplomático desde muy niño, ahora ¿por qué? no lo tengo muy claro, yo incluso sabía que cualquier carrera profesional que siguiese, era un paso, para llegar a ser diplomático.

En su momento te pedían un bachillerato, una carrera, un título y yo sabía que la que escogiese  iba a ser con miras a ser diplomático. ¿Por qué? las ganas de saber y saber, desde niño supe que había varios mundos dentro de mi pequeño mundo. Nací en Lima y me fui a Piura. Toda la experiencia con mis abuelos, con muchas historias, muchos cuentos, tenía una virtud o defecto, pero me gustaba leer desde niño, es una de las cosas que agradezco y que de una u otra forma me ha indicado opciones de vida y al leer me daba cuenta de que existían otras realidades más allá de mi pequeño mundo. Yo conocía todo el Perú, pero viajé  al exterior por primera vez, cuando tenía 27 años, no había viajado antes, no había salido de Perú.

La primera vez que viajé al exterior fue justamente con la Academia Diplomática, en un viaje de estudios al sur del Perú, que incluyó la visita a Arica, Chile, en la frontera. Esa fue la primera vez que salí físicamente del Perú, no virtualmente, como se dice ahora.

"Ya había salido del Perú volando con la imaginación, siempre me imaginé otras ciudades, otras culturas y otros países"

Tuve la oportunidad de estudiar en un colegio francés en los Sagrados Corazones, Recoleta, donde tuve la oportunidad y la suerte de estudiar desde niño, aquel idioma con libros de otro país, donde pude viajar con mi imaginación. Ya no eran los mismos nombres, Eduardo, ahora era Bernárdez o Michel, también las figuras, las fotos de las ciudades y sus historias, fueron las ganas de conocer, de saber que hay otros mundos, de tener la oportunidad y la suerte y la riqueza de conocer otros países, otras culturas, otras gentes.

Poco a poco, obviamente, se va formando la noción de una conciencia tuya como ciudadano y como peruano, que te llevan a instrumentalizar, esos gustos, esos deseos, esas opciones, y darle un contenido efectivamente profesional y de vida a lo que te vas a dedicar el resto de tu vida, en el cual tienes que tratar por lo menos de estar a gusto y ser feliz.



DW ¿Cuándo comienza su trayectoria como ministro encargado de negocios en España?

La carrera de Diplomacias es una carrera jerárquica. 

Hay que empezar por el Ministerio de Relaciones Exteriores, primero ingresé en la Academia Diplomática, que es el único mecanismo por el cual ingresas a la forma de servicio diplomático. Es una carrera totalmente institucionalizada en el país, sólo eres diplomático, si pasas por la Academia Diplomática, obviamente previos requisitos, esto significa que llevo unos 30, 31 años como diplomático. He tenido la suerte de servir a mi país en el exterior. He estado en la representación permanente de Perú ante los organismos internacionales en Ginebra, que fue mi primera salida, mi primer puesto, una experiencia maravillosa, como todas. La segunda vez tuve la oportunidad de ir a la Embajada de Perú en Bruselas, tanto en los temas bilaterales como en Bélgica, Luxemburgo y en  las comunidades europeas, lo cual fue una experiencia doblemente interesante porque hacía por la parte bilateral y la parte en cierta medida multilateral. Mi tercera experiencia fue como cónsul en Sao Paulo, Brasil, una experiencia, tal vez, la que en términos personales ha sido la más interesante y la que más satisfacciones me ha dado la vida.

DW ¿Y en España?

Mi presencia aquí en España es la 4.ª salida al exterior que tengo, en la carrera diplomática, el trabajo diplomático es un trabajo pausado, con objetivos claros con herramientas claras, pero tiene sus tiempos, en la labor consular la urgencia es lo que prima, sobre todo en la atención al peruano, tu ciudadano, tu conciudadano, muchas veces en situaciones difíciles, no olvidas todo el tema de la migración, que no es una cuestión mayor ni fácil, entonces sí, tuve la suerte de estar unos cinco años en Sao Paulo, muy interesantes, muy bonitos. Brasil es un país tremendo. Tengo la suerte de que mis dos hijas son brasileñas, bueno, peruanas e italianas. Ese es el mundo moderno. Ahí pude ayudar, aunque suene cliché, pero sí pude ayudar directamente a gente concreta, con nombre y apellidos, a sus familias, a salir adelante en la medida de lo posible, esa es más o menos mi experiencia. También en Lima he tenido una serie de puestos y estamos aquí en España desde el 1 de agosto del 2018, ya casi cuatro años dentro de poco y como encargado de negocios de la embajada, estoy desde el 1 de noviembre del año pasado. Encargado de negocios es un título formal, no es que sea encargado de los asuntos comerciales o económico, es el título que se le da al funcionario, que no es el embajador, pero es el que se queda encargado y a cargo de la embajada hasta la llegada del próximo embajador extraordinario plenipotenciario.


Mi tercera experiencia fue como cónsul en Sao Paulo, Brasil, una experiencia, tal vez, la que en términos personales ha sido la más interesante y la que más satisfacciones me ha dado la vida.


Perú tiene una relación absolutamente privilegiada con España.

DW: ¿Qué es lo que más le gusta de España?

Bueno, todo, desde mi mujer, que es española. Mi mujer es gallega, nació en Ferrol, vino de Ferrol a Madrid desde muy jovencita a estudiar, al final es madrileña, que es otro tema importante. Los madrileños son otra cosa que me gusta de España , de cierta manera es la ciudad con la cual mayor trato tengo y es muy receptividad con todos los extranjeros, y sobre todo con los peruanos que residimos en este país, no solamente en Madrid, obviamente en toda España, la calidad de sus personas, la calle, la alegría, la disponibilidad. Siempre ayudan, como dicen acá, somos muy enrollados, es un lugar el cual uno se siente muy agradable, me gusta la gastronomía, me gusta la geografía, me gusta su historia, me gusta su cultura, mucha de ella muy similar a la nuestra. Perú y España  comparten experiencias, momentos, comparten historia, comparten vidas, comparten familias. Así que sí, en España, aunque suene un poco vago, me gusta todo.

DW: ¿Cómo son las relaciones bilaterales con España?

Perú tiene una relación absolutamente privilegiada con España.

España es un país, un aliado, un socio fundamental, claro, estratégico. Se basa en unas relaciones excelentes que tienen sus manifestaciones en innumerables campos; no sólo se basa en el comercio y en  la cooperación. Desarrollamos todo tipo de actividades en todos los campos políticos, económicos, comerciales, culturales, de cooperación, turismo, gastronomía, es una relación bastante completa, bastante profunda y que todavía tiene mucho por dar.

DW: ¿Tienen algún proyecto a futuro?

Todos los días estamos trabajando por tener algún tipo de información. En los últimos meses, por ejemplo, Su Majestad el Rey tuvo la gentileza de viajar al Perú en julio del año pasado para la transmisión de mando, en un gesto que muestra la alta relación y la excelente relación que tenemos entre nuestros países.

En los últimos meses han visitado el Perú importantes funcionarios españoles, la Secretaria de Estado de Comercio, el Secretario de Estado para Iberoamérica, desde Perú nos han visitado la Ministra de Comercio, el Ministro de Comercio o la Jefa de la Agencia Peruana de Promoción del Turismo PromPerú. Han venido congresistas, ha venido la presidenta del Congreso de la República a nivel de visitas, a pesar de la pandemia, que ya  se ha normalizado bastante, por no decir absolutamente a nivel de visitas. Esperamos y confiamos que en los próximos meses el Presidente de la República, cómo ha ofrecido su Majestad el Rey, que tuvo la gentileza de invitar al presidente Castillo. El presidente Castillo aceptó muy amablemente la invitación, así que esperamos también en el corto plazo una visita oficial del Presidente Castillo.



DW: ¿Cuáles son las funciones principales de la embajada?

Las funciones principales de cualquier embajada es la promoción económica comercial de tu país. Ya hemos tenido aquí algunas visitas, estamos en contacto permanente con la CEOE y con las Cámaras de Comercio, no solamente de Madrid, sino de toda España, con fundaciones y con las empresas. Tenemos programado a mediados de mayo, la videoconferencia con el viceministro de Comercio y con la presidenta ejecutiva de PromPerú y con diferentes actores españoles.

Asimismo, tenemos programada para mediados de junio la visita del presidente del Banco Central de Reserva de Perú, Sr. Velarde,  puntales de la economía peruana, mejor banquero del mundo, mejor banquero de Latinoamérica en los últimos años, una persona de las entidades  que le da estabilidad a la economía peruana.

Tenemos eventos turísticos, gastronómicos, eventos culturales, tenemos cooperación en estos momentos con España, esta relación, tan importante, tan cercana, la cual agradecemos permanentemente, nos acompañan en una serie de temas bastante delicados y claves. Por ejemplo, en el tema del retorno seguro a clases. En España el retorno a clases no ha habido suspensión de clases, salvo en algunos momentos, pero ha sido bastante bien manejado, bastante bien llevado. A nuestro país le interesaba conocer esa experiencia,  en Perú se han cerrado   colegios durante prácticamente dos años, todo esto se decidió online. Los usuarios han visto estas ventajas. Actualmente las autoridades sanitarias españolas y peruanas se encuentran en comunicación para manejar el tema del retorno seguro a clases.

La normalidad es cada vez más evidente, así que no hay tiempo que perder. España es importante para nosotros. Como te decía, Perú también es importante para España. No podemos dejar de recordar que España es el primer o segundo inversor extranjero en el Perú, siempre en competencia con China.

Esos son nuestros principales socios comerciales, principalmente en Europa, principal emisor de turistas de la Unión Europea hacia el Perú y por el otro lado también. Poco a poco, la presencia de empresas peruanas en España va creciendo. En un primer momento estaban muy vinculadas a temas gastronómicos, del mundo emprendedor, restaurantes, bares y eso, bueno, no solamente por todo Madrid, sino por toda España. Se van abriendo posibilidades, las relaciones son muy fluidas, muy estrechas y muy variables. 



Perú es un país en el que florecen no solamente oportunidades de negocio, sino que ofrece un espacio para desarrollarse como personas, ustedes y sus familias, con todas las garantías.

DW: Para terminar la entrevista, solo me queda preguntarle ¿cómo describiría su país a todos aquellos empresarios que aún no conocen y puedan tener la posibilidad de poder emprender un nuevo camino empresarial en Perú?

Perú ha sido para España, en los mejores términos posibles, “un negocio”, obviamente, para Perú también, no solamente la inversión, sino  la creación de puestos de empleo, transferencia de tecnología  y nuevas oportunidades. El empresario español conoce Perú, está muy bien informado. Hay una Cámara de Comercio Español en el Perú y ahora la información fluye y yo  muchas veces me encuentro  con algunos directores de las grandes empresas españolas, todas ellas con inversiones e intereses en Perú, ellos conocen mejor que yo cuál es la realidad. Perú sigue siendo un país confiable y un país estable económicamente. Los presupuestos económicos siguen ahí, las bases están ahí, que le han permitido a Perú un crecimiento sostenido en los últimos 20 años, con las tasas más altas de Latinoamérica, las condiciones están instauradas ahí, las mismas condiciones que le han permitido al Perú reducir sus niveles de extrema pobreza significativamente. Perú ha sido y es utilizado en muchos casos junto con otros países como Brasil y Bolivia, por ejemplo, en estudios y casos exitosos de políticas permanentes y sostenibles, que han permitido reducir la pobreza y la extrema pobreza en nuestro país.

Es un país de gente joven, preparada y emprendedora. Es un país en el cual los españoles se sienten como en su casa. Durante la crisis española de los años 2007 y 2008, muchos españoles emigraron a Perú. Ya estaban las empresas grandes. Lamentablemente para España, esta crisis fue en lo mejor de los términos beneficiosa para nuestro país. 

Fue la salida más bien de emprendedores, de pequeños empresarios, que vinieron a Perú y donde se propició un espacio  para desarrollar su negocio conjuntamente con sus familias. Muchos españoles se han quedado allá y viven en Perú. En esos momentos, yo te diría unas 20 o 30 empresas de las más grandes, mega empresas  cotizan en el  IBEX español, pero hay unas 600 empresas, microempresas, pequeñas empresas y medianas empresas que han apostado por el país, que han apostado por Perú y estoy seguro que si siguen ahí es porque se sienten a gusto.​

Para concluir, la invitación permanente, no solamente a los empresarios españoles, sino a todos los españoles que visiten Perú. Perú es un país en el que florecen no solamente oportunidades de negocio, sino que ofrece un espacio para desarrollarse como personas, ustedes y sus familias, con todas las garantías. Además, es un país muy hermoso, donde se come muy bien, con todo tipo de geografía y de espacios naturales, y que comparte. El español que va a Perú se siente identificado inmediatamente. Hay ciudades pequeñas, pueblos, sobre todo en la sierra, o los que tienen en la costa, que tienen tradición virreinal, en los cuales el español se siente como en su casa. Se puede estar perfectamente caminando por Trujillo o Extremadura, o sentirse caminando por algún pueblo andaluz. Reitero la invitación más cordial a todas las empresas y españoles a conocer Perú.