LA EMBAJADORA DE CERCA: FATMA OMRANI CHARGUI

Escrito el 15/02/2022
Alina Santamaría

Inteligente, luchadora y con alma viajera

¿Qué recuerdo tiene de su niñez?

Una vida de viajes, porque mi padre era diplomático y viajábamos mucho tanto en mi niñez como en mi juventud. Yo nací en Turquía, luego nos fuimos a Francia y después a Italia donde estudie en el Liceo francés, en la ciudad de Roma conjuntamente con mis hermanos, tengo una hermana y un hermano más pequeños que yo, tengo que decir que por ser la mayor siempre he sido la jefa, jaja.

¿Cómo fue su juventud?

Mis mejores años fueron como le he comentado antes entre Francia, Túnez y Italia, pero recuerdo cuando llegaba el verano me gustaba mucho ir a Túnez porque mis abuelos tenían una casa en la playa en una ciudad pequeñita en el norte de la capital de Túnez a unos 20 kilómetros con un mar estupendo y pasaba todas las vacaciones allí.

¿Cómo comenzó a interesarse por la política?

Digamos que no hago política, pero de todas maneras la diplomacia es parte de la política porque somos una extensión del Estado representamos a un país, a su pueblo, a su gobierno pero no es política en el sentido de ser miembro de un partido político.

No soy miembro del partido político siempre me han interesado las relaciones entre los pueblos, en la cultura de los otros en viajar y eso me parecía que fuera un poco de todo. Me gusta mi país y hablar de él a otros que no son de allí me parecía un buen plan para una carrera.

El ejemplo de mi padre es absoluto, mi padre era diplomático hizo mucho en los asuntos de relaciones con las comunidades, la comunidad tunecina en el extranjero. En Italia, en Francia y fue siempre un pionero en abrir consulados nuevos para el gobierno. Abrió el consulado nuevo en Roma, en Génova, en Milán en Italia y también el de Tolosa en Francia y ha trabajado también en otros. 



En el mundo diplomático, ¿hay diferencia entre hombres y mujeres?

Antes sí las había ahora no. Es una profesión que fue de hombres especialmente si pensamos que conllevaba mucho tiempo viajando. De no poder quedarse con la familia, pero ahora no me parece que sea diferente de ser miembro de una gran compañía o sociedad o empresa.

La mujer ha ganado mucho porque hemos estudiado, somos más educadas. La diplomacia para la mujer es un asunto muy importante ya que somos capaces tanto de ser inteligentes cuando nos ocupamos de una familia como de una empresa. Es un asunto en el cual la inteligencia femenina puede tener también sus aspectos positivos. ¿Cuánto tiempo lleva como embajadora aquí en España? Llevo un poco más de un año.

¿Y conocía España?

No, mi primer viaje a este país fue para conocerlo. Y luego vine para quedarme durante un tiempo. Me gusta mucho España porque es un país precioso y maravilloso. Me siento como en casa porque hay mucha similitud con mi país, estamos a una hora y media de Túnez en avión y no hay mucha diferencia tienen un clima parecido, los paisajes también se parecen, la gente se parece mucho. 



¿Cómo son las relaciones bilaterales entre los dos países?

Son excelentes a todos los niveles a nivel político, España siempre ha sido un país con el que Túnez ha contado. Y por lo tanto hemos tenido relaciones desde hace miles de años tenemos una historia común que ha empezó ya en la antigüedad pero que ahora en estos tiempos desde nuestra independencia la relación entre los dos países es muy buena. Después de los acontecimientos de Túnez, la revolución tunecina en 2010-2011, España fue un apoyo importante de la transición democrática de Túnez. 

¿Cómo es la comunidad tunecina en España?

Es una comunidad muy bien integrada, y cuenta con alrededor de cinco mil personas. Es bastante pequeña si tenemos en cuenta otros países europeos como Francia, Italia o Alemania donde hay miles o millones de tunecinos. Tenemos ahora un flujo nuevo que es de estudiantes que quieren venir a estudiar en España a las universidades, que estudian español y empiezan una carrera en la universidad en España y así poder contribuir a la prosperidad de este país o ir a otros para utilizar sus competencias que han adquirido aquí en España.

Estoy muy contenta de estar aquí en estos momentos cuando España y Túnez pueden estrechar lazos y hacerlos más importantes. También a nivel personal porque tengo dos hijas y para ellas es una experiencia de vida en España porque es una muy importante para ellas. Y espero que les salga bien también a ellas este momento que van a vivir en vuestro país tan bonito y acogedor



¿Cómo definiría su país a las personas que no han podido conocerlo aún? ¿Qué tiene su país?

Mi país tiene de todo (risas). Es un país con una historia y que había empezado ya a desarrollarse como un país de grandes competencias, con recursos humanos y personas con una gran calificación y experiencia.

Somos un pueblo muy acogedor, muy pacífico, y que tiene sus retos como todos en este momento. El pueblo de Túnez siempre ha sido pionero en hacer avanzar las cosas, fuimos uno de los primeros países en tener una constitución en el mundo en el siglo XIX, abolir la esclavitud, la poligamia, la repudiación a las mujeres desde el año 1956.

Somos un país a la vanguardia en los derechos de las mujeres. Somos el único país árabe que no permite la poligamia en la ley de sociedad. Túnez podría ser definido por lo que hace para sus mujeres. Tenemos otros retos también, pero ahora, donde estamos somos mejor que otros países con grandes acontecimientos para la sociedad en Túnez.