Spikeball: el nuevo deporte de moda

Escrito el 15/05/2022
Tate J. Barceló

El spikeball tiene un comienzo peculiar como deporte, y no fue hasta hace poco que ganó tanta fama (o volvió a ser famoso), y la gente empezó a aprender más y a jugarlo. Este nuevo deporte alcanzó su popularidad en 2017, pero tiene su origen mucho antes. El spikeball se remonta al fabricante de juguetes Jeff Knurek en 1989, que lo inventó y lo puso a la venta a través de la empresa japonesa de entretenimiento Tomy.

Durante los siguientes 6 años, el spikeball fue muy conocido y practicado por mucha gente. Sin embargo, poco a poco comenzó a desaparecer, ya que el inventor u otros productores de juguetes no actualizaron el equipo, que de algún modo se quedó desfasado. Pero ha sido en entre 2017 y 2020 cuando este deporte ha resurgido y ha vuelto para quedarse. Las normas son sencillas, y más viendo la relación y similitud que tiene con el voleyball. La principal diferencia es que, mientras en el vóley la pelota cambia de equipo al pasar por encima de la red, en este caso pasa al otro equipo cuando rebota en la red.



Suele jugarse por equipos de dos, es decir, por parejas. Al principio, en el saque, cada jugador se coloca en frente de un jugador contrario con la red en medio, y partir de ese momento cada jugador puede moverse por donde quiera, lo que otorga de gran dinamismo a este deporte. El saque consiste en hacer rebotar la pelota con la red y así comienza el turno del equipo contrario.

Estos tienen que volver a rebotar el balón sobre la red y para ello tienen un máximo de 3 golpes para conseguirlo. En caso de no hacerlo en menos de 3 toques (sólo un golpe por jugador con cualquier superficie), que la pelota toque el aro de la red o rebote dos veces en la propia red, será punto para el equipo contrario. Hay que tener en cuenta que la pelota no puede agarrarse, solo se pueden usar golpes a la misma.



El spikeball es el juego de moda, ya en desde 2018 se veía y mucho en playas, sobre todo en Estados Unidos donde resurgió con fuerza y se hizo un hueco, incluso creando torneos, de hecho, el spikeball cuenta con una asociación nacional en Estados Unidos, miles de jugadores y una serie de torneos por todo el país para principiantes y profesionales. Su difusión es tal que el «SummerSpike 2018» de Nueva York, la mayor competición de spikeball del mundo, fue retransmitida por la prestigiosa cadena de televisión ESPN y vista en bares y domicilios. Tras esto, poco a poco, este deporte se ha ido haciendo un hueco en España, donde cada vez es más común, dentro de la rareza, ver a gente practicarlo.



Gran parte de la popularidad de este deporte ha sido gracias también a cientos de influyentes que han dado voz al spikeball y lo han puesto en el punto de mira de mucha gente por razones obvias, es fácil y sencillo de jugar, por poder practicarlo en compañía y ser un deporte colectivo y porque las superficies para disfrutarlo invitan a ello, ya sea en playas o en un jardín, y ahora con la llegada del verano y el buen es un deporte alternativo o urbano, como mucha gente lo conoce, que va a volver con fuerza. Así que no que extrañe a nadie ver a un grupo de amigos este verano jugando alrededor de una red que ha vuelto para quedarse.