Carmen Castillón: juadora de padel

Escrito el 15/03/2022
David V. Castro

DW: ¿Cómo describiría un amigo a Carmen Castillón?

“Yo definiría a Carmen como una persona alocada, pero a su vez centrada y con los pies en la tierra. Con las ideas claras, pero súper espontánea y contagiando alegría a dónde va. Siempre me ha hecho sentir como de su familia y me ha apoyado en muchos momentos difíciles.

Es una persona que aun teniendo mil cosas que hacer, siempre está ahí para los suyos. Aunque tenga que hacer malabares. Transmite felicidad y seguridad, además de ser una persona muy empática. Es ambiciosa y siempre se presta a mejorar. He compartido con ella los mejores y peores momentos de mi vida y siempre ha sido una amiga ejemplar.”

DW: ¿En qué momento el pádel pasó de ser una afición a “algo más?

No hubo un momento clave, porque para mi siempre ha sido ese algo más. Desde que tenía 8 años que empecé, siempre ha sido mi energía, vitalidad, me daban ganas de ir al cole porque si lo hacía, sabía que luego jugaba al pádel.  

El pádel era lo que más me llenaba, y a día de hoy sigue siendo una de las cosas que más me llena. Pero si me tuviese que quedar con un momento, sería el primer campeonato que gané en Sevilla cuando tenía 11 años. A partir de ahí, el pádel subió un pequeño punto que hizo que yo me planteara el hecho de seguir compitiendo si las circunstancias lo permitían. A los 16 años comencé a competir en WPT. A modo de anécdota, te contaré que, a los 8 años, nada más coger la pala de pádel, me dije “Voy a acordarme de la edad con la que empiezo, porque cuando sea campeona del mundo me lo van a preguntar”. Recuerdo ese momento como si hubiese sido ayer.

DW: 20 años, 68 partidos profesionales jugados de los cuales has ganado más de la mitad. Números impresionantes a pesar de tu corta edad...

Gracias por lo de impresionante. Yo siempre he estado muy contenta con todos los resultados obtenidos, hayan sido victorias o derrotas que se sucedieron por detalles que no sabía gestionar mentalmente.

Creo que este año estos errores los sabré sobrellevar de una mejor manera, y eso me dará la victoria en más ocasiones. La pre previa es muy dura pero la mayoría de las veces la he solventado bien y es algo que me alegra mucho. Cuando yo lo veo desde dentro no me creo que haya ganado tantos partidos del mejor circuito del mundo.

A veces se nos olvida ese dato. Hay que pararse muchas veces a pensar todos los partidos ganados, valorarlo, y que eso nos haga reflexionar sobre todo lo que hemos logrado en las circunstancias tan duras que se daban. Dependiendo del contexto unos resultados se valoran más que otros, pero por lo general los valoro mucho, y por ello agradezco que también lo valoren. Todo el sacrificio, días sin dormir…

DW: ¿Qué cambios has notado en el mundo del pádel desde que te adentraste en él?

Unos cambios realmente espeluznantes. Cuando yo empecé a competir en pádel, no existía un circuito profesional, y a día de hoy existen dos y se baraja la posibilidad de uno más. El pádel ha evolucionado y revolucionado a la población. Yo creo que la pandemia, fue el detonante que el pádel fuera uno de los deportes más practicados en España.

Me alegré mucho de que todos a mi alrededor empezasen a jugar, pensaba que iba a ser una moda, pero me ha sorprendido porque han mantenido esa práctica. La gente ya ha entendido el sacrificio y las dificultades que tiene el pádel. Sin duda como he dicho antes, esto es una revolución. Entre el público y los que lo practican… Veo las gradas llenas hasta en los torneos federados, no solo en los profesionales de WPT.



Esto es algo que me ilusiona, ya que cuando llegue en un futuro al objetivo que tenemos mi equipo y yo, ver a tanta gente que te sigue es impresionante. El pádel no para de evolucionar, la velocidad, la observación, la técnica… Todas las niñas más jóvenes que yo ya tienen preparador físico que les entrena todos los días, psicólogos deportivos… Yo ahora no entreno como entrenaba hace seis años, sino de una forma totalmente distinta. Nos estamos preparando a un nivel muy muy elevado.

DW: Dime objetivo para este 2022, y otro a largo plazo.

Afianzarme muy bien con mi compañera Melania si no hay cambios que esperemos que no. Conocernos aún mejor, y que este equipo unido que tenemos florezca. No solo a nivel de resultados, sino de sensaciones y equilibrio. Mejorar la comunicación, mejorar a nivel físico, a nivel mental… Intentar obtener los mejores resultados posibles, pero sin llegar a la frustración.

Hubo un año en el que no me encontraba nada bien, y eso se vio en los resultados que no tuvieron nada que ver con el del año anterior. Que el equipo esté unido y equilibrado es la clave que te hace llegar a la victoria.

A nivel de ranking me gustaría volver a recuperar el 66 del mundo de WPT. Empezar directamente dese previa, e inclusive a final de año empezar desde cuadro, que creo que con el equipo que tenemos y el trabajo que hacemos, podemos llegar a conseguirlo. En resumen, que haya equilibrio dentro y fuera de pista y asentarnos definitivamente en la previa.