ALEJANDRO VALVERDE: LA ÚLTIMA BALA DE UN ‘CARGADOR’ LEGENDARIO

Escrito el 15/02/2022
Juanma Álamo

Cuando nació Rafa Nadal, él tenía seis años. Había nacido dos años antes de que Felipe González llegase a la Moncloa. Vio la luz el mismo año que Pau Gasol, Felipe Reyes, la ‘bomba’ Navarro, Iker Romero, Xavi Hernández, Almudena Cid, Gervasio Deffer, el golfista Sergio García o Juan Carlos Ferrero. De toda esa lista de históricos deportistas solo dos permanecen en activo: el golfista Sergio García y él, Alejandro Valverde. 

Su palmarés, lo más destacado, revela que estamos ante uno de los mejores deportistas de la historia del deporte española: Campeón del Mundo (2018), donde logró además siete medallas, cuatro Lieja-Bastogne-Lieja (2006, 2008, 2015 y 2017), cinco ediciones de la Flecha Valona (2006, 2014, 2015, 2016 y 2017), Vuelta a España (2009, doce triunfos de etapa), Tour de Francia (podio en 2015 y cuatro triunfos de etapa), Giro de Italia (podio en 2016 y vencedor de una etapa), tres ediciones de la Volta a Catalunya (2009, 2017 y 2018), Dauphiné Libere (2008 y 2009), Clásica de San Sebastián (2008 y 2014), cinco triunfos en Vuelta a Murcia y Vuelta a Andalucía… Y así hasta el triunfo 131 logrado a la hora de redactar este reportaje. El 25 de abril cumplirá 42 años desde el momento que viese la luz este murciano de Las Lumbreras (ni Puerto Lumbreras, ni la localidad riojana de Lumbreras).

Juan Valverde, su padre, fue el que a los seis años le hizo el regalo que formaría parte de su vida: la bicicleta. El progenitor fue corredor aficionado y le puso en las manos al pequeño Alejandro la mejor herencia posible. Pronto, muy pronto, empezó a demostrar que lo que mejor iba a saber hacer era ganar. Las diferentes biografías aseguran que Jumilla fue el primer sitio que le vio correr y acabó segundo. 



Una semana después logró en Yecla su primera victoria. Las 50 victorias contabilizadas entre los 11 y los 13 años fueron lo que despertó su primer apodo: ‘El Imbatido’. El ‘Bala’ parecía ya entonces un niño prodigio del ciclismo. Cuando él empezaba a ganar, Alberto Contador tenía 9 años y empezaba su idilio con la bicicleta. El pinteño es dos años casi ocho meses menor que él.

Han sido coetáneos. No han compartido equipo. Han disputado carreras y se han repartido éxitos. El ciclismo español ha tenido, a pesar de todos los pesares posibles, una época dorada que cerrará Valverde el día que se retire. Y ese día será el día que ponga pie a tierra en su última carrera de este año. Lo dijo al finalizar la pasada temporada: la siguiente será la última.

Lo repitió en la presentación del equipo cuando le preguntaron si no se arrepentiría: “Va a ser mi último año, no hay necesidad de alargar más. Va a ser con 42 años y aunque esté bien de forma, que ojalá sea así, no tiene sentido alargar más. Al final tienes que cumplir un ciclo y el mío está suficientemente cumplido. Hay que dedicarse a otra cosa que no solo competir es todo lo que hay en esta vida.

Se puede enseñar muchísimo, siempre vinculado a este gran equipo (a mi familia). Seguir corriendo no tiene más sentido”. Le ha dado tanto al ciclismo español y mundial, desde la modestia que ha exhibido siempre, se retira “agradecido al ciclismo en general, a mi equipo por todos estos años tan bonito que he disfrutado”. A la hora de pedir un deseo para el final de su carrera como ciclista en activo que le acompañe “la salud y sea un año tranquilo y con público. Sueño con eso y me quedaría contento de retirarme después de esta trayectoria tan bonita que me ha dedicado este deporte”. La histórica estructura que dirige Eusebio Unzúe (Reynolds, Banesto, Caisse d epargne, Illes Balears, Movistar) ha sido su casa durante casi toda su vida como ciclista profesional, salvo los tres primeros años como profesional a las órdenes de Vicente Belda en Kelme.

El propio Unzúe ya vivió la despedida de otros grandes como Perico Delgado o Miguel Indurain. “Ha estado en cuatro de nuestros cinco proyectos, salvo en Reynolds… Prácticamente desde que llegó, con la suerte de que desde el primer año allí dónde íbamos con él era una oportunidad de ganar. Ha sido el único corredor que, en ese sentido ha podido garantizarlo”.

El 2022 pondrá el punto final a la carrera de otra leyenda del deporte español. Alejandro Valverde, ‘Balaverde’, ‘El Bala’, ‘El Imbatido’ dejará caer el telón después de tres décadas de victorias. Su espacio en el ‘hall of fame’ del deporte español está más que ganado. Tardaremos muchos años en tener otro igual. ¡Gracias por todo!