LUJO ASEQUIBLE: 'ANTES VENDÍA BOLSOS EN SERRANO, AHORA LOS COLECCIONA'

Escrito el 15/02/2022
Dariena González Varona

Quien no ha pasado en estos últimos meses por la Plaza de Colón en Madrid, no ha visto este gigantesco cartel publicitario de Netflix con Georgina Rodríguez, actriz, modelo y compañera de vida del más que conocido jugador de fútbol Cristiano Ronaldo…

Pero no nos alejemos de nuestro tema principal del artículo de hoy, y es que coleccionar bolsos, ¡nos fascina! Hace algún tiempo conversando con una amiga me comentaba que vendía sus bolsos “luxury” cuando se cansaba de usarlos.

“Son tan buenos que no se estropean, porque los buenos bolsos duran toda la vida". Nos reímos mucho, y de ese intercambio me surgió la idea de adentrarme un poco en este mercado de lujo de segunda mano que cada día encuentra nuevos clientes. Podríamos afirmar que cada vez son más los creadores de moda que se adhieren a este compromiso de “sostenibilidad y circularidad de la moda”, impulsados por un beneficio económico garantizado, debido al creciente mercado de reventa o segunda mano en la moda y el lujo.

Este fenómeno en aumento es un dique de contención, que, en cierta medida, ayuda a frenar el mercado de las imitaciones ilegales que tanto estrago hace entre las firmas importantes.

Existen múltiples tiendas que han apostado por ofrecer al público un mercado de ocasión dando una segunda oportunidad a bolsos de lujo que se encuentran en magníficas condiciones, además encontramos diversas páginas en internet que nos brindan gran seguridad y garantía de la autenticidad y la calidad del producto que deseamos comprar.

La venta “online” ha contribuido en gran medida al auge de este tipo de negociaciones. Se calcula que, en una década, la compra venta de segunda mano podría superar las expectativas, hasta el punto de exceder al mercado del nuevo en el sector de los bolsos. Poseer un bolso icónico ha sido siempre un distintivo de estatus social, algo como un BIRKIN de Hermés o un SPEEDY de Louis Vuitton, un TIMELESS de Chanel o un JACKIE de Gucci estarían en la lista de deseos de cualquiera, a veces necesitas esperar a que estén disponibles en la boutique o también puedes comprarlos de uso y seguramente con algún descuento. Era imposible que este sector del lujo se mantuviese al margen de los cambios de un mercado en plena ebullición. 



Imaginaos un bolso que surgió en París en el 1937 y que aún está de moda, es el caso del modelo Kelly de la prestigiosa firma Hermés, fue reinterpretado debido a que siempre lo llevaba consigo la actriz de Hollywood que más tarde se convertiría en Princesa de Mónaco, Grace Kelly. Y qué decir del 2.55, considerado el primer bolso moderno, icónico de Chanel creado en febrero de 1955 y en su versión Timeless reinterpretado en 1982, que sigue siendo entre los más comprados del mercado nuevo y el de ocasión.

Por no hablar del Neverfull de Louis Vuitton, todos desearíamos este práctico y cotizado bolso que puedes combinar y llevar en cualquier momento de tu día a día. Durante los últimos años nos hemos visto obligados a cambiar algunos hábitos y costumbres, por lo que muchas personas han optado por comprar bolsos que bien podrían mirarse como un modo de inversión, de la manera en la que se compran podrían venderse en un futuro, teniendo en cuenta la revalorización de los mismos en un mercado dinámico en crecimiento continuo. Este nuevo enfoque abierto a darle una segunda vida a los accesorios nos parece muy interesante y sostenible.