DECISIÓN VERDE: MODA SOSTENIBLE

Escrito el 15/12/2021
Mónica Pérez


Comprar moda online de segunda mano, ¿alternativa sostenible o negocio?

En los últimos años estamos asistiendo a la aparición de cada vez más plataformas tecnológicas para vender y comprar productos de segunda mano. Quizás sea por aquello de que la sostenibilidad está de moda, por la necesidad de vaciar armario, conciencia o por cuestiones meramente económicas, el hecho es que cada día se suman nuevas opciones para poder dar una nueva vida a todo lo que sobra por casa o para poder adquirir productos casi nuevos a precio de ganga.

Toda esta revolución va de la mano del crecimiento que han experimentado las compras online por efecto de la pandemia. Tras el al confinamiento, muchos de los que apostaron por el ecommerce e incluso los que se iniciaron en él siguen manteniendo esta preferencia y lo que nació de la más absoluta necesidad se ha convertido ya en un hábito de consumo.

Pero por encima de todo ello, parece que es el factor medioambiental el que está pesando más en esta balanza, ya que el compromiso sostenible es el factor que influye en el 68 por ciento de las decisiones de compra de los españoles, según se destaca del estudio ‘La red del cambio’, elaborado por Wallapop.

El mismo informe apunta que la mitad de los españoles están más concienciados por la sostenibilidad que antes de la pandemia, y quizás sea este el factor determinante que está inclinando la balanza hacia la compra-venta de productos de segunda mano en plataformas online.

Uno de los fenómenos más llamativos en este tipo de aplicaciones es el auge de las plataformas de venta de moda de segunda mano. Si antes teníamos que viajar a Londres, Amsterdam para visitar los mercadillos de Porto Bello, Waterlooplein, o las tiendas de segunda mano de París y Berlín, ahora con un simple golpe de ‘click’ podemos tener un sinfín de opciones de ropa internacional de segunda mano sin movernos del asiento.

Ya en la serie Girlboss (Netflix, 2017) nos hablaban de este fenómeno de la moda online de segunda mano como una oportunidad de negocio, pero no ha sido hasta este último año y medio, justo coincidiendo con la paralización del mundo debido a la pandemia que no se ha convertido en un fenómeno viral, y nunca mejor dicho.  

CAMPAÑAS PARA VISIBILIZAR UN CONSUMO DE MODA RESPONSABLE 

Grandes como Vinted y Wallapop están apostando cada vez más fuerte por este sector, haciendo campañas promocionales potentes, como la que protagonizó recientemente la actriz Ana Fernández, acudiendo a la entrega de premios de los 40 Principales con un vestido con la etiqueta puesta. Pese lo que al principio pudiera parecer, que había sido un descuido, nada más lejos. Como la propia actriz confirmó después, esta acción formaba parte de una estrategia de comunicación por parte de la compañía de segunda mano para concienciar sobre el consumo excesivo de ropa y la carga medioambiental que ello conllevaba. 

El vestido de segunda mano elegido por la actriz era un ejemplo de ello: “la etiqueta que formaba parte de este look escondía un mensaje muy importante: solo con el hecho de darle una segunda vida a este vestido, hemos ahorrado 1.702 litros de agua, 15 kg de dióxido de carbono en el aire y además, hemos contribuido a que haya menos contaminación de microplásticos en los mares”, explican desde la marca. Reutilizar moda, reciclar moda y apostar por un consumo sostenible son las premisas que siguen estas plataformas que cada día generan nuevos mensajes para respetar el medioambiente. 

Si ya hace años que grandes firmas como H&M o Calzedonia colocaron buzones en sus tiendas para reciclar ropa, este año es el gigante de la moda, Inditex, el que ha innovado en este aspecto, proponiendo que todos los que quieran reciclar algo de ropa, puedan hacerlo al encargar un pedido online. De este modo, la firma propone que, aprovechando el transporte del pedido, el cliente pueda entregar una o varias cajas con la ropa de la que quiere desprenderse para darle una nueva vida. 

Ya lo decía el diseñador Yves Saint Laurent, las tendencias desaparecen, pero el estilo es eterno, por lo que quizás esa sea la idea, la de dar una nueva vida a la moda, una nueva oportunidad para que otros puedan vestir con las prendas que un día te hicieron feliz.